Combatir contra la Homofobia

La homofobia es una enfermedad psico-social que se define por tener odio a los homosexuales. La homofobia pertenece al mismo grupo que otras enfermedades parecidas, como el racismo, la xenofobia o el machismo. Este grupo de enfermedades se conoce con el nombre genérico de fascismo, y se fundamenta en el odio al otro, entendido éste como una entidad ajena y peligrosa, con valores particulares y extraños, amenazadores para la sociedad, y -lo que es peor- contagiosos.

Pasiva o activamente crea y consolida un marco de referencias agresivo contra los gay y las lesbianas, identificándoles como personas peligrosas, viciosas, ridículas, anormales, y enfermas, marcándoles con un estigma específico que es el cimiento para las acciones de violencia política (desigualdad legal), social (exclusión y escarnio públicos) o física (ataques y asesinatos).
La homofobia tiene una larga tradición en la historia de la humanidad, no tiene un origen único, ni una cabeza visible, ni un objetivo, ni una razón histórica, está enraizada en diferentes culturas, épocas, clases sociales, instituciones. ¿Cómo combatirla? He aquí algunos frentes:


- Desde la infancia: los niños aprenden de lo que ven y oyen. En un hogar donde los padres (o uno de ellos) son homófobos, donde se escuchan comentarios o insultos contra los homosexuales, se está fomentando la futura homofobia de los niños. Esto tiene dos graves consecuencias para ellos: si el niño/niña tiene deseos homosexuales, se verá traumatizado por ese ambiente hostil y será incapaz de poder asumir con naturalidad su deseo; además -independientemente de su opción sexual- estaremos criando a un futuro homófobo, y reproduciendo por tanto un sistema fascista. Los padres deben tomar consciencia de esta situación.

- Desde la escuela: la escuela es un lugar fundamental de socialización y adquisición de valores; es imprescindible introducir en las escuelas programas educativos tolerantes con las diferentes opciones sexuales y críticos contra la homofobia, y que los docentes se comprometan en esa misma crítica.

- Desde el lenguaje: el lenguaje cotidiano está lleno de expresiones homófobas, que traducen y legitiman ese estado de odio y agresión: maricón, dar por el culo, bollera, tortillera, ir a tomar por el culo, bujarrón, sarasa, moña... la riqueza del castellano en este ámbito es casi ilimitada, fiel reflejo de nuestra igualmente rica tradición homófoba. Hay que denunciar ese lenguaje, desenmascarando su violencia interna, e incluir el término "homofobia" en el diccionario.

- Desde las instituciones: el Estado, el Ejército y la Iglesia son tres instituciones tradicionalmente homófobas. El Estado aprueba el matrimonio entre parejas de distinto sexo, concediendo unos derechos legítimos a estos ciudadanos, y margina por razones de orientación sexual a otras personas, lo cual es inconstitucional. El Ejército persigue activamente a las personas homosexuales cuando están bajo su jurisdicción, e inculca valores homófobos y machistas. La Iglesia Católica, fiel a su histórica tradición de promotora de exterminios, sigue atacando las relaciones homosexuales con declaraciones agresivas, y promoviendo el odio hacia las personas homosexuales. Lo mismo ocurre con la mayoría de las demás religiones del mundo. Por tanto, hay que exigir a estas instituciones que abandonen sus posiciones homófobas y que colaboren a erradicar la persecución contra gays y lesbianas.

- Desde los movimientos sociales y políticos: los grupos de crítica social, tradicionalmente identificados con el nombre genérico de izquierda (socialismo, comunismo, anarquismo, etc), siempre han dejado de lado el problema de la homofobia, cuando no han participado activamente en ella. Las ONGs antirracistas tampoco han tomado conciencia hasta hace poco de la necesidad de incluir el trabajo contra la homofobia como uno de sus objetivos. Los grupos políticos conservadores siempre han estado a favor de la homofobia, financiando a grupos parafascistas homófobos, o rechazando iniciativas legales de igualdad.

- Desde el mundo académico-científico: el discurso médico tomó el relevo en el siglo XIX a la religión en la tarea de estigmatizar y reprimir ciertas opciones sexuales: de ahí nace a finales del XIX la categoría de homosexualidad como enfermedad, una de las raíces de la homofobia del siglo XX. Los discursos médicos, psiquiátricos, sociológicos, y de la ciencia en general deben abandonar sus estrategias de segregación y dejar de señalar la homosexualidad como algo específico, desviado, anormal o enfermizo.

- Desde los medios de comunicación: la radio, la prensa, la televisión, transmiten continuamente imágenes y contenidos homófobos. Por ejemplo, cuando hay un asesinato, si el asesino es gay, se incluye este dato como relevante en el titular, si es heterosexual se omite. Esa manera de dar una noticia es abiertamente homófoba, y manipuladora. La radio y la televisión emiten chistes que hacen escarnio y burla de lesbianas y gays, e introducen imágenes pintorescas para ridiculizar a los homosexuales. Los profesionales de estos medios deben comprometerse para abandonar ese tipo de prácticas homofóbicas.

- Desde los propios homosexuales: gays y lesbianas tenemos la responsabilidad de luchar contra la homofobia, organizándonos, manifestándonos, saliendo del armario, perdiendo el miedo, reivindicando nuestros derechos, denunciando las agresiones, haciéndonos visibles para atacar a los homófobos, para que el resto de la sociedad sepa que existimos y entienda que la lucha contra el fascismo es una lucha de todos.

5 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

Me ha encantado el texto, en realidad estoy contra las fobias en general ya que suelen tener mucho de enfermizas y de injustas... En concreto estoy contra la homofobia, obviamente.

Aunque discrepo un poco en eso de que Este grupo de enfermedades se conoce con el nombre genérico de fascismo. Para mí el fascismo va mucho más allá que sus simples fobias. En la wikipedia dice claramente que El fascismo es una ideología y un movimiento político. Si os interesa leeroslo me ha parecido un artículo suficientemente claro y bastante completo.

Insisto en que me ha encantado el post.

Un abrazo,

Josep

alex dijo...

Me ha gustado mucho el post, creo que a pesar de que queda mucho por andar, estamos todos en el camino correcto para conseguir que un día no haya que ver ni que oír que alguien tiene que salir del armario, porque como se suele decir, alguien nos metió ahí.

Un beso y sigue currando así de bien, y si necesitas ayuda en algun momento, ya sabes donde estamos.

Un beso cielo

Jesus Rodriguez Ruiz dijo...

Bien por llamarla enfermedad.

Util llamado a combatir la homofóbia, pero lalamentablemente los tradicionales homofóbicos: iglesia, ejército, medios de comunicación, gente intolerante no quieren entender que la homofóbia es algo tan natural como la heterosexualidad misma. Siguen apelando a citas bíblicas y a viejos prejuicios como ese quen dice que van encadenados la homosexualidad, travestismo y ciertas aberraciones sexuales.

Por otro lado no todos los grupos izquierdistas alientan la homofóbia: el EZLN en la Sexta nos ha incluido como grupos por redimir en la lucha anticapitalista

Oscar Eduardo Gutiérrez González dijo...

Muy buen artículo, solo creo ha faltado algo en la parte "desde los propios homosexuales":Los propios homosexuales deben dejar de discriminar a otros homosexuales.

Mariana Cuamatzi dijo...

Hola, me gusto tu argumento

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados