Maltrato Psicológico

Sí amigos y amigas, hoy vengo a hablaros de un tema bastante serio y que por desgracia me ha tocado vivirlo en mis propias carnes. Es una historia un tanto larga. Espero no aburriros con el post, pero quiero que quede constancia de lo mal que vamos en cuanto a sociedad y de lo mal que se actua desde las instituciones que deben de encargarse de temas tan serios como éste.

Quería contar la historia cuando todo hubiese acabado y así podía contaros como fue evolucionando el problema, pero viendo que las cosas se han torcido, he decidido contaroslo y a la vez hacer una queja al insuficiente sistema que tenemos en nuestro pais.

Para introduciros un poco en esta historia debo irme atrás en el tiempo a Septiembre del año pasado, cuando empecé el nuevo curso. Me cambié a un instituto de una población de Madrid para estudiar Bachillerato Artístico. Con todas mis ganas y toda mi ilusión me embarqué en un nuevo curso, un nuevo instituto con profesores y compañeros nuevos.

Unas semanas de asistencia me fueron suficientes para comprobar lo mal que está la educación pública en España y lo poco que se olvidan los políticos de todo lo que va destinado únicamente a crear un futuro mejor para todos nosotros. Como sigamos así, cuando nos demos cuenta de lo mal que está el panorama y quieran actuar, será demasiado tarde, y no soy pesimista...

A principio de curso, este profesor con el cual tenía 8 horas semanales de clase, me empezó a "coger manía" cuando vió que era demasiado perfeccionista con mis trabajos de dibujo técnico. Cuando me los corregía me decía que no me podía poner el 10 porque estaban demasiado limpios o teorías absurdas que se sacaba de la manga para fastidiarme. Pero lo que no sabía es que eso que hacía era poco para lo que tenía preparado.

Como buen maltratador psicológico que era, este señor, al enfrentarse con un adolescente prefirió esconder la mano del fuego, por lo que tiró de una táctica muy sutil para que yo no me diese ni cuenta de lo que hacía en mi contra y a mis espaldas.

Tras hablar con algunos de mis compañeros del instituto, salió la conversación de a que este señor no le caía muy bien por mi forma de ser o vete tú a saber porqué. El caso es que uno de mis compañeros insinuó una cosa que a mí me chocó bastante, y quizás se fue un poquito de la lengua... Le dije que no se cortase, y que me dijese a la cara lo que pasaba, que no me iba a enfadar con él. Mi compañero acompañado con otros compañeros de clase con los que tenía más confianza me empezaron a contar lo que pasaba en clase cuando yo no estaba.

Resulta que el señor, al cual le menciono como "señor" por no llamarle de otra manera más despreciable o ni nombrarle, en sus clases cuando yo no estaba o me encontraba en una parte de la clase trabajando, se dedicaba a decir cosas sobre mí que no le gustaban, se metía conmigo y ponía a mis compañeros en contra mía animándoles a que me criticasen y se riesen de mí.

Lo sé. Quizás no te lo creas al leerlo, pues parece de película, pero lo peor de todo es que era la pura y triste realidad.

Cuando llegan a mis oidos las primeras informaciones, no le dí mayor importancia, pero cuando la cosa se iba repitiendo cada vez más y esos "chivatazos" que me daban mis compañeros a cerca de este señor, iban cobrando más y más fuerza.

Durante varios meses que pasó esto, yo se lo contaba a mi madre, y ella trataba de tranquilizarme, pero aunque intentaba contenerme, no podía. Al cabo de un tiempo fui consciente de que no tenía ganas de ir al instituto. Fernando, el excelente estudiante al que le encantaba ir al instituto, ya no tenía interés e intentaba que el día se pasase lo más rápido posible para llegar a casa. Incluso comencé con dolores de cabeza cuando estaba en el instituto... ¿Qué me pasaba?

Tras multitud de conversaciones con mi madre, decidimos ir a visitar a mi psicóloga, la cual llevaba ya varios meses sin acudir a ella ya que me encontraba fenomenal psicológicamente, pero después de estos altibajos emocionales, decidimos ir a visitarla. Tras contarla todo detalladamente y ante su cara de incredibilidad ante lo que le contamos, mi psicóloga vió que lo mejor sería hablar con el profesor.

Mi madre tuvo una tutoría con este señor, y se quedó boquiabierta cuando vio la actitud del señor. Se mostraba agradable, comprensible, simpático y atento. ¿Cómo? ¡Pero si en clase es todo lo contrario! ¿Qué le ha pasado? Efectivamente, tras la confirmación de mi psicóloga, nos encontrábamos ante el perfil de un claro "Maltratador Psicológico".

Después de esa tutoría y con el paso de los meses, mi madre tuvo otra tutoría ya que las cosas no cambiaban a pesar de que mi madre le dijo al señor que "me notaba más tenso cuando asistía a sus clases". En esa tensa tutoría, mi madre comenzó a decirle todas las cosas que había hecho, escritas en una lista que fui haciendo yo a lo largo del curso.

Tras no ver de nuevo ninguna reacción por parte de este señor, mi madre fue a hablar con la directora del instituto. Y ésta es la mejor parte. Mi madre le contó a la directora todo con detalle y ¿sabéis cuál fue su reacción?:

- "¡Bah! Eso que dice son cosas de su hijo..."
- "Perdone señora, pero mi hijo tiene ya 17 años y no es tonto, y sabe lo que ve. Además de que tenemos testigos de lo ocurrido", dice mi madre.
- "Pero ya sabe como son los chavales a esas edades..."

Esto es parte de la conversación que tuvo mi madre con la directora, y que no sirvió para nada, bueno sí, para comprobar lo PENOSA Y VERGONZOSA que era la dirección en ese instituto.

Comentandole el tema a un amigo, me dijo que existía en esta localidad un "Centro Anti Bullying" y que en mi caso había opciones de denuncia. Por supuesto y sin pensarmelo dos veces fui a este centro y después de contarles la historia y confirmarme ellos que era un claro ejemplo de Bullying, pero que se sustituye la figura del chaval por la de un profesor (lo cual, es muchísimo más grave, pues se aprovecha de su autoridad). Decidimos tomar el siguiente paso e intentar que unos expertos analizasen los hechos y diesen la afirmación para abrirle el expediente al profesor, y al menos, que quedase constancia en su expediente, a pesar de que no sea una denuncia pura y dura.

Bien, todo esto ocurrió ya a finales de Junio, coincidiendo con el fin de las clases. Nos dijeron que como era fin de curso, el tema se retomaría ya en Septiembre.

Pues bien, hoy hemos llamado al centro, ya que de momento no habíamos recibido ninguna noticia, y nos contestan que aunque ellos tomaron nota, no pueden hacer nada. Que las personas que nos tomaron nota ya no están en el centro y que tenemos que ir al centro de Madrid y volver a denunciar los hechos. Osea, que todo lo que hicimos NO HA SERVIDO PARA NADA.

¡VERÜENZA! ¡Vergüenza debería darles! Con esto, ya entiendo lo mal que va el pais, nuestra sociedad y el porqué hay tantas personas que no se merecen ni vivir, por ahí, sueltos, tan panchos en la calle para seguir actuando de manera indeseada.

Me ha tocado a mí, sí. Lo he vivido en mis propias carnes. El desprecio por parte de "los superiores" y de los que se encargan de llevar un pais, que se dice poco. Y da gracias a que no me ha pasado nada, y que dentro de lo que cabe sigo vivo, pero ya entiendo la impotencia de todas esas familias que han perdido a un hijo por culpa de un miserable, y que la ley no les defiende y les deja en libertad, pudiendo seguir con su vida de delincuente.

Tras todo esto y varias sesiones de psicólogo, ya me encuentro bien. Desde este rinconcito de Internet, quería hacer llegar a todo el mundo mi historia y mi denuncia al penoso sistema que tenemos en nuestro pais. Y digo yo ¿dónde están aquí los derechos humanos? ¿DÓNDE?

Cuando nos pasa algo como esto, la policía te recomienda denunciar... ¿denunciar? ¿para qué? ¿para seguir sufriendo y ver como nadie hace nada? EL SER HUMANO ES EGOISTA DE NATURALEZA, y cada uno mira por su lado, pero ésto se lleva la palma de oro.

Espero que ésto cambie de una vez por todas. Que los políticos se preocupes de cosas más importantes que de tener comidas y cenas y soltar discursitos chorras para mover masas que no piensan. ¡ABRID LOS OJOS! Estamos inmersos en una mentira, una partida de ajedrez donde nosotros, los ciudadanos, somos sus fichas de juego.

Las predicciones de los Mayas tenían razón. El mundo probablemente se acabará en el 2012. Pero no por catástrofes naturales, NO, nosotros mismos vamos a destruir y estamos destrutendo el mayor bien heredado de nuestros antepasados, NUESTRA SOCIEDAD.

6 comentarios:

eGeo dijo...

Triste pero cierto,en tu caso y en el de muchos otros... esta es la vergüenza de este país. Hace años se reunieron muchos personajes con enorme influencia en la educación, incluso uno del ministerio... hablaron de estos temas, y te estoy hablando de hace 40 años... Daban soluciones, ponían encima de la mesa un proyecto para hacer de la educación eso mismo, educación.

Pero no, poco a poco los profesores van perdiendo el gusto por su trabajo, los alumnos van perdiendo el interés por estudiar y por ir al instituto... luego el profesor ese, un mal follao, te encuentra a ti y se pone a joderte de mala manera porque es lo único que sabe hacer.

Los profesores tienen un gran poder... pero todo gran poder conlleva una gran responsabilidad, no parecen darse cuenta de eso...

Suerte para el año que viene ;)

Hiddai dijo...

Es una mierda esta sociedad, vayas donde vayas te encontrarás con esto, y nunca serás el único.
Pero la sensación de saber que tienes razón, aún el imbécil del profesor y la directora (que tildaría de SUBNORMALES).

Ánimo con este tema; tiene que ser denunciado y escuchado. Si no te responden, tú ve al Ministerio de Educación si es preciso, pero no dejes que esos desgraciados te arruinen así la vida impunemente.

Un abrazo,
Hiddai

Fran Frannao dijo...

Hola Fernando. Lo siento por lo que te ha tocado sufrir con aquel profesor. Yo en bachillerato tuve a una profesora que me desmoralizaba porque me repetía una y otra vez que yo no servía para estudiar (incluso cuando no era de los de suspender), al final acabé dejando temporalmente el instituto porque me lo creí. La verdad que me arrepentí.
Yo soy tú y denuncio, aunque la justicia tarde en llegar, pero llega.
Espero que no te vuelva a tocar al cabrón ese más de profesor.
Un fuerte besazo

robertomzargn dijo...

entre los cabrones que hay sueltos y los maestros que no saben hacer nada estamos apañaos..
tengo casi la misma edad que tu (?) y me he topado con "maestros" que te quitan las ganas de vivir, son insufribles, te sientes una mierda, no avanzas ¿clases? te metes en un cuarto con uno/una simplemente.
hay maestros muy irresponsables y otros demasiado "buenos"
todo esto esta hecho una mierda, pero que vamos a hacerle.
denuncia, DENUNCIA. pon lo que haga falta. si tienes al maestro ese grabalo nose, imaginacion xD
se pueden hacer muuuchas cosas con un poco de imaginacion...

espero que ese cabron lo metan en la carcel.
espero que te mejores. me da ami que vales mucho ^^ y los de arte, los mejores!! (soy violinista)

besos!! y suerte!!

PD: pasate por donde sea y da la tabarra con la denuncia seguro que se aligera, eso aqui funciona jaja

Parmenio dijo...

Siento lo que te ha ocurrido Fernando. Cada vez hay más profesores que no están capacitados para la enseñanza y que en lugar de promover lo que hacen es desmotivar. Varios amigos me han contado casos parecidos al tuyo.

La impotencia al ver como el corporativismo hace que se tapen estas cosas es la que hacen hervir a la gente. Menos mal que tu eres fuerte y lo has podido superar, que hay otros que no pueden.

No dejes que alguien te fastidie la vida y sigue luchando, que tu vales mucho.

Un beso (y un fuerte abrazo)

Fernando dijo...

Muchas gracias a todos por vuestros comentarios y el apoyo ofrecido, de verdad, MUCHAS GRACIAS ^^

Ahora, como ya dije, estoy bien y por supuesto me voy a cambiar de instituto. Es más... empiezo este Miércoles ;)

De verdad, muchas gracias por todo.

Un besote para todos!!!

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados