Adoctrinamiento Beigbeder


Hola a todos, como bien dice Fernando soy el que dará una vuelta de tuerca al mundo de la comunicación/publicidad. Deciros, que a veces me expreso como un cursi resabido pero contando con ese defecto, que espero me perdonéis, soy una persona bastante abierta y tolerante...apenas sin prejuicios (excepto con Pintingo...a Pintingo no puedo ni verlo!). La culpa quizás la tienen los libros, pobres ellos que ahora no pueden defenderse, ensayos e investigaciones que he leído a lo largo de estos últimos 5 años en los que llevo en el mundo de la comunicación.

Ver con ojos propios las entrañas del lenguaje con el que se dirigen a nosotros las grandes empresas de publicidad y conglomerados de información (prensa escrita, oral o televisiva), como si fuéramos un ordenado rebaño de ovejas, puede convertirte inconscientemente en un infeliz sabelotodo perturbado por las teorías de la conspiración y la congelación impertérrita de tecnología avanzada por las leyes del libre mercado (eso del neumático que no se pincha, la pastilla de lavavajillas infinita, el coche que funciona con agua), que añora los tiempos en los que era oveja.

Se me ocurre que podría dejar al final de cada post, la bibliografía sobre la que me baso por si algunas de las cosas que os escribo os parecen descabelladas...gran parte de lo que sabemos, forma parte de lo que pensó alguien antes que nosotros, nos guste o no esa pérdida de identidad.

Ups, espero no haber sido excesivamente enigmático en mi presentación; pues mi primer post va de IDENTIDAD.

Son escasas las fórmulas en las que la homosexualidad se ha mostrado en el cine y la publicidad. Ha pasado durante años, que los tímidos de la película siempre eran l@s pervertid@s asesin@s o con superpoderes...sin medias tintas. Muchos chicos y chicas LGBT añaden a la complicación social de su sexualidad, la de una timidez aún más excluyente.
Las manifestaciones de LGBT se han mostrado siempre, como una excentricidad de la personalidad heterosexual, ha sido la manera en que la cultura nos ha integrado como realidad, sin aceptarnos como núcleo completamente independiente.

Hoy día, supuestamente, nuestra última finalidad es la de llevar la comprensión del estilo fashion a niveles desconocidos por el heterosexual, es crear un modelo nuevo...una cultura completamente exenta de los arraigados principios de familia y basados en el culto al complejo de Edipo...así es como nos ven en las oficinas de las grandes empresas de publicidad. Viven creando modelos de vida para todo el mundo, el frikismo...que antes era perseguido y estigmatizado por su infantilismo y obsesiva pérdida de objetividad, hoy ya forma parte de la jerga local...hoy todos somos raros y preciosos, nos han metido en un esquema y a través de la televisión nos enseñan cómo sentimos, qué nos gusta, nos muestran los complicados modelos que han estado durante meses filtrando para nosotros (apenas hay cosas nuevas..la moda es una repetición constante de patrones)...pero la pregunta está en el aire...somos todos iguales por nuestra condición sexual?, tenemos una identidad común más alla de nuestra lucha como sexualidad desde hace milenios?
La realidad actual de LGBT y las infinitas fórmulas de sentir una misma realidad, demuestran que no...que las ficciones sociales en las vivimos se amoldan a los que se adaptan...pero a los que no...les crea una crisis existencial y cultural tras los difíciles momentos (para algunos) de autoaceptación. Saber lo que uno es...es bastante difícil...lo sé, pero saberlo no es el final...es el principio de un camino que hay que recorrer con ilusión y sin ningún miedo.
Es decir...creemos que tras la aceptación de nuestra condición está la felicidad...pero resulta que luego nos espera todo un equipo de marketing que satisfará los instintos más mundanos que hayamos reprimido. Para ellos somos un mercado de gran potencial y no es para menos...la gran mayoría no tenemos gastos familiares de prole catecúmena (sin condón y los que vengan...dios proveerá).

Algunos no creemos en dios, pero el vacío espiritual hay que llenarlo rápidamente con cualquier cosa, pura autosatisfacción, y para ello se vanaglorian de tener grandes asesores y equipos de psicólogos que incluyen mensajes subliminales en cada una de los reclamos que nos hacen llegar. Esto no es una reprimenda...no estoy señalizando a nadie, sólo expongo abiertamente una realidad que a veces olvidamos.

Por ejemplo, el gran éxito de Facebook...no es por el hecho de la creación de una red social abierta a todo, en la que hay libertad de expresión...etc,...habría que añadir: abierta a campañas de publicidad, a millones de dólares de negocio experimental, a la reactivación de la burbuja (la crisis de hoy es una más) de internet, grandes granjas de creativos que trabajan día y noche con nuestros perfiles, que aprovechan que nadie lee el contrato de uso de la página.

A nivel nacional no llego a comprender, en serio, cómo JJ Vázquez, Jesús Vázquez (todos se llaman igual?), Jaime Cantizano... son las caras gays más mediáticos del pais adheridas constantemente a la mierda enfermiza de televisión que construyen cada día. Son nuestros modelos homosexuales...yo realmente lo flipo...yo no soy así, a mi no me representan...pero todas las marcas confían en ellos para vendernos su mierda. Su condición sexual se convierte en base de los más estúpidos comentarios y la televisión no lo olvidemos, es un espejo de lo que somos como sociedad. Para muchos, que sé que somos muchos, la televisión es ya un canal de información secundario...internet es desde hace mucho tiempo un canal de información contra el que ningún otro puede ni siquiera compararse.

Es que no hay librepensadores, luchadores sociales, filósofos LGBT?...espera...socialmente, hay que ser guapo y tener estilo, todo ha de tener una intencionalidad, aunque bajo todo eso no haya criterio, independencia... si está bueno...que hable por esa boquita (lo de bueno es un decir...hoy día lo que no hace la dieta lo hace el Photoshop). Sí que los hay, y periodistas abiertamente LGBT con ética constructiva que escriben a diario en múltiples medios, que son invisibles por ello mismo...por no cumplir con su rol en este juego.

Muchas veces nos sorprenden las ideologías de las personas porque nos son absolutamente contrarias, sin embargo hay una profunda corriente de adoctrinamiento ideológico en la cultura globalista. O todo es blanco o todo es negro..lo que se salga de ahí no existe.
Quizás terminamos creyendo en algo que no existe, en algo idealizado pero por lo que no luchamos porque lo creemos una realidad social fuertemente arraigada, indestructible.
Realmente no es difícil descubrir nuestros deseos, todos somos soñadores, nos gustan los juegos de seducción, cuando nos desinhibimos somos libres...podemos hacer casi cualquier cosa que nos proponemos y estamos inspirados, excepto cambiar el mundo.

Creemos ciegamente en una mística intangible que nos está reservada por el destino,
el amor nos vuelve creativos, incluso los que ya no creen en el amor lo esperan ciegamente con más fuerza que los neófitos...estoy generalizando pero es probable que llegue al 70% de todos nosotros. A las campañas de publicidad se les da bien generalizar...siguen vendiendo y por algo será.

La cuestión es que según Frederic Beigbeder (publicista francés)....se trata de construir una burbuja de consumo cíclico alrededor del cliente potencial. Se trata de que nunca encuentres el vacío, de evitar, que como en el Show de Truman...vuelvas apresuradamente al edificio de oficinas y descubras el decorado.
Esta no es una visión triste y simplista del mundo en que vivimos, no quiero deprimir a nadie; sólo me gustaría que tuviéramos claros los aspectos que forman parte de nosotros, de separar los que forman parte de las etiquetas que la sociedad y el marketing nos ha exigido para llegar hasta donde nos encontramos.

Lo que tengamos la valentía de aceptar como parte de nosotros es lo que nos ayudará a avanzar y lo que lo enmascaré nos lastrará... es ley de vida.
Si hemos tenido el valor de no amoldarnos como tantos otros que siguen hoy día viviendo una vida inventada heterosexual, no nos adaptemos a las identidades corporativas que nos hacen pasar por el aro una y otra vez...seamos un poco más creativos...vayamos por delante de ellos.
Somos humanos lo sé...pero en algo hay que creer!

Bibliografía:

NO LOGO, de Naomi Klein (investigación corporativa desde principios de siglo...denso pero leído poco a poco es una verdadera sorpresa)
13,99, de Frederic Beigbeder (libro recomendadísimo, por su fácil lectura y su humor ácido).




2 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

Me quedé sin palabras, una maravilla de artículo. Lo malo es que me parece que no es tan fácil darse cuenta, tomar consciencia, y a la que te descuidas te han atrapado de nuevo.

Un abrazo,

Josep

alex dijo...

Me ha parecido una articulo muy bueno. Ciertamente es complicado, tal y como dices tu, esa aceptación y sobre todo ver que no debemos seguir unos parametros. Muchas veces nos sentimos confusos porque lo que vemos en la tele no nos identifica, y pensamos que tenemos que ser como ellos. Y en el plano ideologico y en el religioso mucho más. Yo hablo por mi experiencia, y te puedo decir que es un verdadero lio el que uno siente cuando empiezas a salir del armario pero sigues teniendo tu ideología y tus creencias. no es sencillo y mas cuando te ponen esos cliches en la televisión y en cualquier otro lugar.

Ojalá cambiaran un poco estas cosas.

Un beso cielo

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados