Ceguera

Hace ya algún tiempo estuve ciego durante casi tres días. No podía ver nada. Los motivos no tienen importancia ahora mismo. El caso es que no podía ver nada, afortunadamente, de manera temporal. Me sentí muy impotente, dependiendo de tantas cosas, de tantas personas...


Para muchas de mis aficiones es necesaria la vista, con lo cual no pude hacer gran cosa. Pero si pensé. Quise sacar partido a mi nueva perspectiva. Intentar hallar algo nuevo.

Ironías de la vida: antes del incidente leí la historia de Max Estrella (Luces de Bohemia, Valle-Inclán), un poeta ciego que recorre Madrid por la noche y lo descubre como un lugar pintoresco y lleno de fallos, y después del incidente, me involucré en la historia de Pablo (Marianela, Galdós), un joven ciego que consigue recuperar la vista...

Alguien dijo alguna vez: "No valoramos lo que tenemos hasta que lo perdemos" y, sinceramente, ¡Cuánta razón tenía! Mirar a vuestro alrededor, fijaos en los muebles, los colores... no os parecerá gran cosa. Pero si no fueseis capaces de verlos, os sentiríais tan impotentes... Los colores son hermosos, incluso los que no nos gustan. Pero sinceramente creo que da igual. ¿Por qué? Porque en esta sociedad todos somos algo así como ciegos, miramos sin ver.

Tenemos un sentido que usamos 'a la torera'. Para lo que queremos. Es decir, miramos y vemos lo que queremos ver. Soñamos con nuestra persona ideal, con nuestra media naranja o nuestro medio pomelo según distintos gustos pero, en realidad no sabemos lo que buscamos.

"Quiero que sea alto... muy alto, rubio y de ojos azules, un príncipe nórdico"-"pues yo busco una chica con curvas, pelo castaño y rizado y una sonrisa profident. Que sepa moverse y cuando entremos en un lugar todo el mundo la mire" ¿Desde cuándo soñamos con imposibles? ¿Desde cuándo somos tan necios? Deberíamos saber, que con estos cánones tan altos lo único que vamos a conseguir es chocarnos contra una inmensa pared. Creo que la belleza hay que buscarla en las personas. Encontrar alguien y buscar qué hay de bueno y bello en su interior y exterior. Pero no de entrada hacer tu molde y si no encaja alguien descartar. Más bien la cuestión es de que el molde se amolde a los pequeños defectos. A esas características que hacen a uno ser como es, ser especial.

Esas pecas que nunca imaginaste y pueden volverte loco; Esa sonrisa con sus defectillos que te hace sonreír como si fueras un tontín; Unas uñas mordidas porque pones nerviosa a esa persona sin darte cuenta...

Nunca sabemos quién se fija en nosotros, a quién hemos podido marcar, dónde hemos podido dejar una huella imborrable en la memoria de alguien... pero pasa. Y nosotros estando tan obcecados en intentar ver a nuestros espejismos ideales no vemos a alguien que a pesar de sus defectos es real y podría quererte y aportarte más de lo que hace una imagen de plástico prefabricada...

Lanzándome una daga contra mí mismo diré que nos quejamos de que estamos solos... muchos por no buscar, muchos por despreciar oportunidades, muchos por muchas razones... pero creo que todas debidas a nuestra ceguera selectiva. Al fin y al cabo, muchos ciegos son capaces de ver mucho más allá que los que del don de la vista gozamos... y no sé si es justo.

Seu.

4 comentarios:

Bo Tare dijo...

Totalmente de acuerdo, Seu. Hay muchísimas personas con unos valores humanos realmente increíbles pero como la gente tiénde a idealizar un cuerpo y una cara bonita más que una gran persona, seguramente sean muy pocos los que vaya a disfrutar de sus valores, es una pena.

Brindaría ahora mismo por tener un grupo de amigos, no me importaría que fuesen rubios, morenos, altos o bajos. Y tú seguro que firmarías ahora mismo que un chico del montón pero muy buena persona se adentrase en tu corazón.

Un abrazo

Flecha Azul dijo...

aaaay... un principe nórdico de ojos azules y melena rubia (L)(L)...xD...sin embargo pretender eso es tan imposible...sería desaprovechar toda la vida con su búsqueda...dejando atrás en el camino a tantos otros que también hubieran merecido la pena...

¡Que gran verdad dices con lo de nuestra ceguera selectiva!

Y ya que estamos con dagas diré que el principal culpable de mi soledad soy yo mismo:

Si no he puesto mucho empeño en buscar ¿qué espero encontrar?

Si he desaprovechado las pocas ocasiones que me han surgido por, precisamente eso, no saberlas ver o por miedo a meterme en terrenos deconocidos para mí, ¿que oportunidad espero que me den?

Seu, mucha suerte, y ojalá no tropieces tú en las mismas piedras que ya tropecé yo en los años que nos separan...

Un abrazo!!

Peace-for-ever dijo...

Aunque creo que tienes razón y como dicen no hay más ciego que el que no quiere ver, creo que todos buscamos alguien que nos enamore, y ese mecanismo, el de enamorarse, no tiene mucho que ver con la voluntad. Hay quien dice que tiene más que ver con las imágenes de la infancia y que por eso muchos acabamos en las redes de alguien que de alguna manera substituye a nuestra madre o a nuestro padre... No sé hasta que punto eso puede ser cierto, pero lo que si tengo claro es que no me puedo enamorar de cualquiera aunque que me parezca una persona excelente.

Estoy contigo en que esas imágenes idealizadas del amor o de la persona amada nos perturban y nos hacen buscar imposibles, que nos producen una cierta forma de ceguera... Que debemos saber aceptar a cualquiera ya que todos tenemos nuestras virtudes y nuestros defectos, que no es bueno cerrar las puertas a nadie por prejuicios o imágenes idealizadas que evitan que veamos lo de bueno que hay a nuestro alrededor, es decir, que todo el mundo merece una oportunidad, pero para enamorarse debe haber ese "clic"...

Muchas gracias por tu interesante reflexión.

Un abrazo.

Seu dijo...

Bo Tare: Si claro que firmaría... pero bueno, con ciertas reticencias. No tiene que ser un chico cualquiera. Que sea del montón de arriba de abajo me da igual... pero como dice Josep... tiene que haber ese click. si yo no siento nada por ese chico o chica, por muy buena persona que sea... no podrá entrar en mi corazón...


Flecha Azul: no sé si tropezaré en las piedras en las que tropezaste tu... pero si lo hago pues espero aprender algo... pero lo que has dicho.. eso de "Si no he puesto mucho empeño en buscar ¿qué espero encontrar?" Es muy cierto muchos nos creemos que nos caerá alguien del cielo... en fin...


Josep: Yo estoy contigo en tu teoría del 'click'. Claro que tiene que haber algo, algo más para que alguien nos enamore... pero ese click no tiene que ser el mítico cruce de miradas al cruzar la calle de las películas. Es click puede surgir en una conversación, en un paseo, en un beso... cosas que si desde un principio descartamos o no queremos ver a la persona... pues no pasarán... tener prejuicios a simple vista también es cerrar puertas a tu corazón...


Gracias por comentar a todos
Seu.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados