La experiencia no se transmite, los virus sí

A Yago le dijeron que la gasolina y el alcohol son una mezcla explosiva, si bebes no conduzcas, decía el eslogan, pero Yago seguía saliendo de fiesta con su coche y bebiendo sus cubatas hasta que se durmió un par de veces al volante, y en la segunda... Mejor que leáis como lo narra Thiago. En su interior pensaba yo controlo, a mí no me va a pasar, pero le pasó, aunque tuvo suerte ¿Cuántos no la tuvieron y están en una silla de ruedas o muertos? Sin contar a los que iban en el coche accidentado o a los que sin comerlo ni beberlo se vieron involucrados en el accidente que provocaron...

El alcohol no es más que una droga como lo son la cocaína, la heroína, la marihuana... Juan lo sabía, pero ¿iba a ser abstemio por eso? Si sólo bebía cuando iba de fiesta. Cuando se va de fiesta hay que estar animado y el alcohol ayuda mucho, da ese puntito... Hay que aguantar toda la noche y eso cuesta... Juan se decía yo controlo. Pero cada vez le costaba más dar con el puntito. Primero añadió al coctel un poco de maría, luego vinieron las pastillas que fueron cambiando de color, hasta llegar a la coca... Por suerte sus padres se dieron cuenta y le hicieron someter a un tratamiento de desenganche... Pero no todos han tenido tanta suerte. Hay mucha gente que ha visto su vida destruida por una toxicomanía...

Raúl no usaba preservativos, pónselo/póntelo decía el eslogan, pero para él eso le cortaba el rollo, y decía: es que es un engorro, además a veces se rompen, a veces no tengo... Y un día le dijeron que Marcos, ese chico tan majo y tan pulcro con el que había estado, era seropositivo, que estaba contaminado del virus del VIH. Isra nos contó hace poco una historia muy linda basada en algo parecido. Pero no todo el mundo tiene tanta suerte. Yo he perdido tres amigos porque no tuvieron tanta suerte y se les llevó la vida ese maldito virus.

¿Sabías que se cree que en España hay unas 40.000 personas infectadas que no lo saben? ¿Puedes ser tú uno de ellos? El VIH existe, es real, y hay que tomar todas las precauciones y prevenciones que se recomiendan. No siempre vas a tener suerte ¿sabes?

Los casos de Yago, Juan o Raúl no nos sirven, porque no nos pasaron a nosotros y pensamos que eso no nos va a pasar, pero amigo mío eso pasa, les pasa a gente como tú y como yo, y no siempre tenemos la suerte que tuvieron ellos. La suerte es escasa. Y si no me crees prueba de jugar a la lotería...

Un abrazo.

4 comentarios:

Seu dijo...

Me ha gustado este post, por su realismo, por las aportaciones a otros blog que da veracidad... pero parece que no es suficiente, que seguimos creyendo que somos invencibles, que nada nos afecta, que todo les pasa a otros y no a nosotros, que nada nos salpica...
Y no es cierto... todos tenemos las mismas probabilidades y no lo queremos ver. No lo queremos ver, somos necios. Necios.


Lamento que perdieras tres amistades por culpa del virus.

seu.

Peace-for-ever dijo...

Seu:
Muchas gracias por tu apoyo y por haber entendido tan bien mi mensaje.

Es sabido que la experiencia de los demás nunca nos sirve de escarmiento, los humanos somos así, no sé si somos necios o simplemente es nuestra naturaleza...

Un abrazo

Flecha Azul dijo...

Que gran verdad lo que cuentas en tu post...Desde luego nadie escarmienta en cabeza ajena.

¡Siempre tropezando en las mismas piedras! ¿Realmente somos inteligentes?

Un abrazo!

Peace-for-ever dijo...

Flecha Azul: No sé si es una cuestión de inteligencia o algo más complejo, puede que si acumuláramos todas las experiencias ajenas acabáramos atenazados por el miedo, inmovilizados por la prudencia... En algún sitio he leído que puede que sea puro instinto de supervivencia el que solo nos sirva nuestra propia experiencia.

Muchas gracias por leer este texto y muy especialmente por comentarlo.

Felices fiestas y un fuerte abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados