Eso que llaman fracaso


A veces me detengo un momento antes de hacer algo, es el momento de la reflexión, el momento decisivo, me enfrento como un guerrero ante el nuevo reto o simplemente me repliego y no lo enfrento.


Es el temor al fracaso algo tan normal en nuestras vidas, pues, quien no ha sentido ese temor de no lograr lo que se había propuesto. Huir no es la solución, es mejor tomar las riendas de la situación y aceptar los resultados, sean triunfos o fracasos.

El triunfo es fácil de asimilar, claro, a quien no le gusta ganar, ser reconocido, ensalzado o admirado por algo que hizo, así sea en mayor o menor escala. Pero ante el fracaso siempre tendremos una actitud temerosa, no es por el hecho mismo de fracasar, es, desde mi punto de vista, toda la carga que el fracaso detenta en la sociedad actual. Y es que a nadie le gusta ser tildado de perdedor o fracasado. Es la sociedad la que presenta al fracaso como una condición para la infelicidad. Nos muestra constantemente la imagen del hombre o mujer que logran lo que quiere por encima de cualquier obstáculo.

El fracaso no debe determinar nuestra forma de vida, debe presentarse como un reto, una posibilidad de mejorar, no para demostrar que podemos triunfar, más bien como una experiencia de vida, brindarse a sí mismo el regalo de una nueva oportunidad para crecer como persona.

La influencia de la sociedad debe tomarse de una forma positiva, es decir, desde la perspectiva de la sociedad de contribuir a la formación de personas mejores, no desde la perspectiva de la competencia que se genera entre las personas. Es importante convertirse entonces en nuestro mejor crítico, es decir, utilizar el fracaso como un punto de partida, no como un enorme agujero del que no se puede salir.

Así el reto es convertir nuestro fracaso de hoy en el triunfo de mañana.

3 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

En otras palabras eso es lo que se llama experiencia, lo que uno es capaz de aprender de sus errores, de sus fracasos...

Me parece una reflexión muy interesante y acertada.

Un abrazo.

Flecha Azul dijo...

Me gustó tu reflexión :)

Fer dijo...

A base de caer podremos levantarnos cada vez más fuertes. Así el fracaso no es más que una pequeña parada en la cual ganamos fuerzas.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados