Un error: buscar pareja

La verdad es que me parece un error, un grave error, eso de buscar pareja. Leyendo vuestros blogs son muchas las veces que veo lamentaciones, más o menos serias, de los muchos que se sienten infelices por el hecho de no tener pareja. Sobre todo entre los adolescentes. Lamentaciones que suelen ser amargas y causa de infelicidad.

Los que me conocéis ya sabéis que opino que el hecho de tener pareja no nos va a dar la felicidad, que uno no va a ser feliz por el simple hecho de tener pareja, que la pareja va servir para compartir la felicidad de uno y otro, pero que alcanzar la felicidad es algo individual. Que no creo que el no tener pareja pueda ser motivo de infelicidad.

Pero a lo que iba. Mi razonamiento de eso de buscar pareja me parece un error es basa en dos cosas:

— Por una parte las personas podemos dar nuestro amor a otra persona y podemos decidir cómo lo hacemos, aunque no controlemos de quien nos enamoramos.
— Por otra parte las personas podemos hacer poco o nada para que alguien se enamore de nosotros, nos ame. Es decir, no podemos controlar quien nos ama ni como lo hace.


Quiero decir que yo puedo ser una persona que me entregue a los demás, que sepa amar, que sepa darme sin esperar nada a cambio. Puedo intentar ser desinteresado, amable, buen samaritano... Pero por muy digno de ser amado que sea, no puedo esperar que nadie me ame. Me amará quien se fije en mí, quien por alguna razón o otra me vea atractivo, interesante o simplemente apetecible... Y no digo nada de eso que llaman química, que haya esa química en nuestras relaciones es como que nos toque la lotería. Cuando la hay: ¡Bingo!

Además creo que somos y debemos ser egoístas por ese más puro y básico instinto de supervivencia. Por no hablar de esa autoestima que tanta falta nos hace, por eso tampoco somos ni podemos ser tan desprendidos, desinteresados o buenos samaritanos como sería de desear para facilitar a los demás que nos vean como una buena persona... No olvidemos que la frontera entre ser bueno y ser bobo es muy delgada, que hay poco margen.

Es decir, que el hecho de encontrar a esa persona en la que confluya esa atracción mutua y esa química tiene algo de lotería. Una lotería que creo que a todos nos acaba tocando alguna vez. Lo que no sabemos es cuando... Y si a la ocasión la pintan calva es porque no se puede coger por los pelos, porque no se puede dejar pasar. Pero el error es basar nuestra vida en que nos toque esa lotería (ni ninguna otra), aunque sepamos que tarde o temprano nos vaya a acabar tocando.

Además si nos amargamos por eso, creo que estamos poniendo dificultades, ya que una persona amargada acaba siendo menos deseable, menos apetecible y por tanto es más difícil que alguien se fije en ella.

Y ya no digo nada de los que tienen una imagen previa de la persona que desean, que tiene hecho un retrato robot de la persona que quieren encontrar... Pero eso es otro error, uno distinto del que quería comentar.

Un abrazo.

5 comentarios:

Bactéria. dijo...

Muy buen post, yo también tuve mi época de buscar pareja, pero lo cierto es que con el tiempo la persona aparece en casi todos los casos y si no mejor solo que mal acomapañado ;)

Miwe dijo...

En realidad deberíamos poder desarrollarnos y encontrar la felicidad por nosotros mismos, pero la sociedad, quieras que no, nos obliga a buscar una pareja que nos ayude en el camino.

Y además también somos seres sociales que nos desarrollamos y crecemos a través de la ayuda de los demás y las interacciones con ellos.

Peace-for-ever dijo...

Bactéria: creo que tienes toda la razón, mejor solo que mal acompañado.
---

Miwe: Puede que tengas razón, pero yo estoy convencido que buscarla, y sobretodo buscarla con desesperación, es contraproducente. Además una cosa es tener compañía y otra exigirle que nos haga felices... Cosa que nadie puede hacer porque tengo la convicción de que la felicidad no se da, se conquista.
---

Muchas gracias por pasaros y muy especialmente por comentar.

¿Alguien se dió cuenta de que este es el post número 50 de este blog? Jeje.

Un abrazo.

Flecha Azul dijo...

Que gran razón tienes...pero ¿quien no idealiza el amor? en realidad no sabes lo que es hasta que lo vives...

Porque en definitiva siempre idealizamos lo que no tenemos...

El amor llega cuando quiere, y si no tienes la suerte de que sientan lo mismo por ti, deberás esperar pacientemente a que se vaya, con la desesperación de no poder tener junto a tí "al chico más maravilloso del mundo"

Pero al final lo superas, porque pese a que te consuma un montón de recursos, todo se supera...sin embargo tendrás que olvidar, pues si no correrás el riesgo de quedarte anclado y buscar otro chico idéntico a aquel que amaste tanto, y ya es muy difícil que te toque la lotería, como para andar poniéndole condiciones a los boletos premiados...

Siento mucho ser tan negativo :(...pero lo que si te puedo decir es que me han encantado tu post y tu reflexión :)

¡Un fuerte abrazo! :)

Peace-for-ever dijo...

Flecha Azul: En primer lugar quiero agradecerte esa constancia, nunca fallas, sé que siempre, tarde o temprano, vas a comentar lo que publico aquí. Muchas gracias, sinceramente ese es el acicate de mi colaboración vuestros comentarios.

Creo que acertaste, mi reflexión va en esa línea, uno no puede ir poniendo condiciones a lo que el azar (o como dice mi novio "el cosmos") te depare. Vale la pena estar a punto, dispuesto y disfrutar de lo que esté a tu alcance cuando sea... Y así como uno no puede sentirse desgraciado porque no le toca la lotería, a pesar de jugar con insistencia, tampoco lo puede estar por no tener pareja... Y menos aún ir condicionándola.

Un abrazo muy fuerte.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados