Series infantiles muy gays



Resacosos como andaréis los que hayáis celebrado el Orgullo (yo lo he celebrado trabajando, porque dicen que el trabajo dignifica, jajaja), toca ahora hacer un post de chufla, que son los que se me dan mejor, para qué engañarnos.

Así que, como ya amenacé en un post previo en el que revisaba los delirios de algún censor -polaco, en aquel caso, pero hay más- indagando la promoción de la sexualidad que subyacía tras los Teletubbies, voy a ponerme a revisar de un modo superficial alguna de las series de televisión infantiles que más carga gay (o LGTB) dejan traslucir. Aunque, sobre eso, ya decía Don Calderón de la Barca, que todo depende del cristal con que se mira, y en este caso será un arcoiris.

El problema radica en cuándo comenzar a recordar, porque claro, cuando yo veía la tele había otra gente que aún estaba en proyecto, y lo mismo pasará a la inversa. Pero supongo que lo más sensato será hacer un repaso desde la más rabiosa actualidad hasta mi ya remota infancia. Y empezando por el principio -que es, en realidad, el final- tenemos en el ranking number one al intrépido Bob Esponja, que por tener tiene hasta las pestañas con rimel. Porque si los Teletubbies han tenido que pasar el placet de algún censor por su supuesto proselitismo homosexual, el bueno de Bob, con su amigo Patricio (que no le va a la zaga) y su amiga Arenita (una ardilla con escafandra que vaya usted a saber qué hace metida en el fondo del mar, y que vendría a ser lo más parecido a una mariliendre siguiendo con el simil gay).

Aunque si de series de dibujos eternas hay que hablar, no podríamos olvidarnos de las miles, millones de versiones de series de Batman y Robin que se han hecho, desde lo más remoto de los tiempos a la más rabiosa actualidad. Porque si bien es cierto que Batman ha estado -casi- siempre interpretado por un personaje musculoso y más bien maduro, Robin ha representado siempre la fuerza de la juventud y, cómo no, un ideal de belleza que en el cine encarnó Chris O´Donell (y que pareciera haber hecho un pacto con el diablo porque no envejece, el muy suertudo).

Luego, por supuesto, estarían las series que sin ser gays, a mí personalmente me ponían a mordisquearme el labio, y estoy pensando en todos esas series -muchas de ellas animes, pero no sólo- llenas de protagonistas de curvas bien marcadas y cuerpos atléticos. Desde Los Masters del Universo (oh, Heman, que ya lo dice todo con su nombre: él, hombre... y qué hombre!), hasta Dragon Ball, pasando por un largo etcétera que queda por supuesto lejos del objetivo de este post y de la paciencia de quienes lo leerán.

Aunque si hay algún anime que haya podido hacer daño a varias generaciones de jóvenes según la mente de los avispados censores, ésas debieron ser sin duda alguna todas las que tenían su origen en Japón. Desde Sailor Moon (hay que ver esas posturitas) hasta Pokemon (anda que los del Team Rocket...), pasando incluso por alguna antediluviana como Creamy Mami (en España conocida como El Broche Encantado). Y sí, me remonto a hace unos cuantos años porque hubo una época en la que Telecinco, además de las mamachicho, nos lobotomizó a unos cuantos con una porrada de series japonesas que de tanto verlas es posible que muchos terminásemos engrosando las filas del Orgullo. De La Panda de Julia a Supergol (nunca un futbolista fue más "julay" que el Rafael ese). E incluso Campeones con aquellos Oliver y Benjji que tenían el extraño don de mantener los balones en stand by y hacían que una final de noventa minutos durase cinco capítulos de media hora más anuncios. Y qué decir de Mark Lenders, el malote que andaba todo el día en camiseta sin mangas luciendo brazaco...

En fín, que podría seguir durante horas y hotas, pero dejándome en el tintero a Xena la princesa guerrera haría un feo muy horrible a todo el sector femenino, así que también la citaré, aunque no sea un mercado en el que yo tenga mucha experiencia. Sí, sé que me guardo muchas series en el teclado, pero como es éste un post interactivo, porque para eso lo escribo yo, dejo abierto a todo tipo de comentarios ajenos. Se os ocurre alguna otra serie que pueda dejar un regusto homosexual, más o menos encubierto? Lo siento, los osos amorosos no cuentan, como ya dije el otro día, unos osos peluchones que lo arreglan todo cuando un arcoiris les sale de la tripa no dejan mucho lugar a dudas. Alguien da más?

2 comentarios:

Bactéria. dijo...

Pues yo te doy más, La Pantera Rosa, , Misty de Pokemon (Porque más lesbi no puede ser) , También muchos pokemons espantosos y uLTRA gays como Jynx (QUE HIJO DE PUTA QUIÉN LO CREO xD) http://media.giantbomb.com/uploads/1/14787/567081-jynx_large.jpg para los que no estéis enterado de pokemon.... , pero no sé, no estoy tan enteradito de más. Aver que más sale

Peace-for-ever dijo...

La verdad es que excepto aquellas en que ha salido explícitamente, no se me ha ocurrido pensar en esa homosexualidad oculta como la de Batman i Robin, aunque no soy muy de fiar ya que me parece que en esos temas, y en muchos otros, peco de ingenuo.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados