Chico blanco soltero busca...



Por enésima vez escuchas a tu amigo decir: "He conocido al hombre de mi vida. Sé que tenemos conexión, somos parecidos, hay feeling... (y así una interminable lista de frases hechas con anglicismos y demás parafernalia". Y tú, desde la inocencia y el candor, que recordemos que ya no está de moda, le dices: "Qué bien. ¿Cómo os conocisteis?". Y tu amigo, al borde del paroxismo te suelta: "Ayer por el [insértese nombre de chat homosexual]. Estuvimos dos horas enteras hablando. Vamos a quedar pronto. Ya te digo, es que hemos conectado [volvemos al principio]".

A partir de este momento caben varias preguntas:

a) ¿Qué edad tiene mi amigo? ¿15 años? No, aunque la madurez de su historia sea la de un capítulo de los Teletubbies, ese chico tiene más de 25 (y de 26, 27...).

b) ¿Es la primera vez que se conecta a internet en su vida? No, tiene internet desde la época de los módems de 33 Kb. Es decir, ya tiene experiencia en el mundo ilusorio y lleno de "cosas que no son lo que parecen" que nos ofrece la red.

c) ¿Es la primera vez que se mete en un chat homosexual? No, ni mucho menos. Es asiduo de muchos chats y páginas de ese estilo, donde precisamente la gente no se mete para buscar amor, sino para ver genitales en diferentes grados de excitación sexual.


Y, a partir de aquí, ya podemos atar cabos. Este chico busca amor donde más difícil (pero no imposible, otra frase hecha, blabla) es. Esa sensación de conectar con alguien ya la ha vivido miles de veces. Y miles de veces se ha entusiasmado porque ha hablado un rato con un chaval que ha pasado a convertirse en el amor de su vida. ¿Y no aprende? No, pero porque creo que no quiere aprender o porque hacerlo entrañaría un cambio radical en su manera de vivir las relaciones personales.

Tú, como buen amigo (escarmentado y cansado de la misma cantinela), a riesgo de que te pongan de "malo de la película", le adviertes a tu cándido colega que esa calle ya la ha transitado antes, y que por ello debería ser más cuidadoso y no emocionarse tan rápido. Por supuesto, el individuo en cuestión se revolverá como gato panza arriba emitiendo citas repetidas y manidas como: "tú no lo entiendes", "claro, como tú tienes pareja (?)"...

A los dos días ocurre lo inevitable, que puede ser:

a) Conoció al chico y el encuentro fue penoso porque su cita huyó a los 5 minutos, sólo quería sexo (y a mi amigo no le pareció -¡oh sorpresa!- tan guapo como en su foto de perfil), resultó no ser tan parecido a él como mi amigo quería creer, etc.

b) Del chico nunca más se supo. No volvió a aparecer por el chat ni por el messenger. Drama.

c) Se vieron, charlaron 10 minutos, echaron un polvo (porque el chico quería sexo y a mi amigo le gustó mucho lo que vio en persona, tanto o más que su foto de perfil, tía) y el chaval desapareció para siempre. Esta es la opción más dolorosa para tu amigo, que lo que busca es amor de telenovela pero, ya que le ponen por delante lo que le ponen, pues no le hace ascos. Claro, como haría cualquier actriz de comedia romántica...

d) Que durante unas semanas, tu amigo se embarque en una relación basada en el sexo, tormentosa y apasionada. Durante esos días, no sabrás nada de tu amigo, porque lo normal es que sólo acuda a ti para contarte penas (ah, y no vayas tú a contarle las tuyas, pq no tiene tiempo de escuchar pamplinas...). Al cabo de esas semanas, todo acaba abruptamente (por decisión del amante de tu amigo).


Y tu destrozado compañero te viene llorando otra vez. Tú le animas y le sugieres otros métodos para hacer amigos. El insistirá en volver a acudir a los chats de sexo con desconocidos, aún expresando su intención de buscar amor verdadero... a mí que me lo expliquen.

Y mis conclusiones son (volvemos a las listas, que me encantan -no se ha notado-):

a) Es que mi amigo, como la mayoría de nosotros, más que amor lo que busca es huir de la soledad, que alguien cuide de él, es decir: que le amen más que amar él. El temor a la soledad es lo que nos mueve. Pero quizá en el solitario silencio podamos escuchar, de una vez por todas, el rumor de nuestra propia compañía. ¿Para qué crear y alimentar relaciones que están muertas sino por el miedo a estar solos con nosotros mismos? Quizás la capacidad de soportar nuestra propia compañía sea un síntoma de madurez. Quizás.

b) Es muy cómodo encender el ordenador y esperar, como si fuera lo más normal, encontrar al amor de nuestra vida. Pues no, señores. Eso es muy cómodo. Estableceremos contacto con muchas personas pero, ¿merece la pena la cantidad más que la calidad (otra frase hecha, debería dejar de ver a este amigo mío durante un tiempo)? Salir a la calle, atreverse a conocer gente en persona, es todo un reto, un peligro y un riesgo considerable. Mi amigo siempre me sale con evasivas cuando se lo planteo. Lo queremos todo, lo queremos ya y lo queremos fácilmente. Pues no es así, hombreyá.

9 comentarios:

paul stanley dijo...

la verdad q acabo de pasar por una experiencia igual tienes toda la razon

JoseVet dijo...

Hay una parte de la reflexión que me ha llegado especialmente, aquello de esperar ser amado más que amar. Resume muy bien el espíritu de nuestros tiempos: primero queremos recibir, obtener beneficio, que nos compensen de primeras y ya si acaso nos planteamos entregar. Es un cñancer para las relaciones personales de todo tipo esta actitud de muro emocional.

Hay un dicho que me gusta mucho, "manos que no dais ¿qué esperáis?

Nimphie Knox dijo...

Jeje, ¿cómo se llama tu amigo? ¡Creo que lo conozco! (Sonrisa triste).

Anónimo dijo...

Venga hoombre!
Pero que pasa que en los chats solo hay sexo? en los chats hay lo que se quiera buscar (otra cosa es que el autor del post tenga prejuicios hacia los chats).
La realidad es sencilla: en sitios donde no tenemos un Chueca, solo nos quedan los chats y las webs de contactos, es triste, pero no hay muchas opciones cuando solo hay 5 gays en un pueblo de 1000 habitantes

Ocnebius dijo...

Como tú bien dices, "Anónimo", los chats ofrecen otras cosas, según busques. El problema surge cuando te intentas engañar diciendo que buscas amor y sólo persigues "recompensas a corto plazo": sexo rápido para acallar un rato tu soledad. Me parece estupendo el sexo rápido con desconocidos si eso es lo que se busca y luego no nos produce remordimientos ni ataques neuróticos como a mi amigo.
A mi novio, con el que llevo 4 años, lo conocí en un chat. Ah, y soy de pueblo, así que tampoco he tenido acceso a "Chuecas" ni historias de esas, por lo que no me ha quedado otra que tener valor y arriesgarme a que me mandaran a la mierda o partiesen la cara.
Así que prejuicios ninguno. Cuento sólo mi experiencia y mi opinión, algo que creo que aún se puede hacer por internet.
Saludos.

Anónimo dijo...

No creo que en los chats haya solo sexo, pero hay de todo si.
Se habla en el post de otras formas de conocer gente, que otras formas hay?
Un saludo

Ocnebius dijo...

Estimado anónimo:
El tema de la dificultad/vías para conocer gente nueva se ha tratado en varios posts de este blog. El más reciente, que casualmente tb escribí yo (justo antes que éste) es: http://apoyolgbt.blogspot.com/2011/07/chico-homosexual-busca-amigos.html
Espero que te sea de ayuda, especialmente por los comentarios que dejaron los lectores, que creo que han sido de mucha utilidad para más de uno!
Saludos!

Solitario dijo...

Pues esta muy interesante la reflexión y valla si va al grano de los hechos. El amor existe, venir en 5' eso...no ocurrirá jamás. Lo único que viene rápido es el sexo y así como viene se va.

Seguramente el problema de inmadurez este en sopesar el sexo sobre las emociones, cuando se supone que el primero tiene que ser la consecuencia más expresiva y emotiva de lo primero. Y porque claro nosotros tenemos un problema de facto, y es que no sabemos cargar con nuestra soledad porque lo cierto es que somos muy pocos los que nos atrevemos a llevarla, a saber que por un momento de nuestras vidas ella estará.

Nadie quiere lidiar con la soledad todos quieren evadirla, y negarla pero lo cierto es que nada es fácil y menos si hablamos de amor, y digo amor con las cuatro letras esenciales que lo componen...buscar lo fácil nos hará escapar de ella por un momento tal vez o por un largo tiempo, pero a los sentimientos, a los sentimientos nadie los puede callar porque aunque no hablen por fuera, gritan por dentro nuestro y ahí es donde esta nuestra capacidad de madurez, la madurez emocional. De saber lo que se quiere y a lo que se esta dispuesto.

Abrazos.

Anónimo dijo...

Anda, y es imposible la opción e) Se conocieron, se gustaron ahora están juntos, en pareja, como el autor del post.

En chats y redes sociales hay gente de todo tipo, no me gusta mucho la satanización de los chats de este post, aunque tiene argumentos que son verdades como puños.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados