ETS entre mujeres



Más de un post se ha dedicado en este blog a la prevención del contagio de enfermedades de transmisión sexual, y cuando pensamos en ello, muchos caemos en el error de pensar en relaciones hombre-hombre u hombre-mujer, pero... ¿Qué pasa con las relaciones mujer-mujer? ¿Están exentas de riesgos? La respuesta es no, ni mucho menos.

Es muy preocupante que haciendo un sondeo entre amigos y conocidos, la mayoría no hubiese leído jamás nada sobre el contagio de E.T.S. entre mujeres (generalmente las guías de salud sexual omiten este tipo de relaciones) y que de hecho, unos cuantos ni se habían parado a pensar nunca en ello. Aun así, lo verdaderamente alarmante es que me haya encontrado en este sondeo con chicas lesbianas con grandes lagunas en el tema.

Las relaciones lésbicas están sometidas a los mismos peligros que el resto de relaciones, aunque si es cierto que con un factor de riesgo algo menor (pero para nada despreciable).

Los comportamientos de riesgo más frecuentes en relaciones entre mujeres son:

  • Contacto vulva-vulva.

  • Tocar los genitales propios después de tocar los genitales de la pareja.

  • Compartir juguetes sexuales con la pareja sin limpiarlos primero.

  • Dormir desnudas muy de cerca (las secreciones vaginales pueden pasar de cadera a cadera)

  • Contacto con una toalla, ropa interior, ropa de baño, sábana, etc. Usada recientemente por una mujer con una infección.

En resumen, cualquier práctica que implique el contacto de nuestro cuerpo con los fluidos íntimos de otra persona nos pone en riesgo (recordemos que el VIH no se transmite a través de la orina ni de la saliva, pero sí otras enfermedades)

La manera obvia de evitar estos riesgos es no dejando que los fluídos de otra persona entre en tu cuerpo, pero...¿Qué herramientas tenemos?

En esencia, como siempre que se trata de prevenir ETS’s, nuestras mayores armas son los medios de barrera:

  • Existen protectores labiales a la venta en sex shop’s para practicar el sexo oral, sin embargo, una opción más económica consiste en utilizar un preservativo masculino cortado de base a punta con unas tijeras.

  • El preservativo femenino (del que hablaremos largo y tendido otro día) es casi tan efectivo como el masculino, no obstante, en los juguetes sexuales dedicados a la penetración, es preferible usar el masculino, y cambiarlo siempre que se cambie de persona.

  • Si quieres usar tus manos en la zona íntima de tu pareja, usa guantes de látex, o un preservativo.

  • En el tribadismo (frote de los genitales femeninos entre dos mujeres, para los que como yo, acabéis de descubrir el término) es posible el intercambio de fluidos, sin embargo, al no ser que haya heridas de gravedad en las mucosas genitales, no hay vía de entrada para las E.T.S. No obstante, si queréis estar completamente seguras, se pueden aplicar las mismas medidas que para el sexo oral, e incluso es válido un pedazo de film alimenticio colocado en la zona genital.

Bueno chicas (y por qué no, chicos) ¿Erais conscientes de lo que os he contado? ¿Alguna vez os habéis parado a pensar en las E.T.S’s en relaciones lésbicas? ¿Qué opinais de que siempre se hable de ellas en relación a parejas homosexuales masculinas y heterosexuales?

3 comentarios:

Jaz dijo...

Muchas gracias
Ya estoy mas tranquila. :D

David dijo...

Muchas gracias a ti por leernos. Siempre es bueno saber a lo que podemos estar expuestos, incluso cuando decidamos no tomar las medidas de prevención adecuadas :D

Anónimo dijo...

Muchas gracias por la información ya estoy mucho mas tranquila llevo un año con mi chica y no tenia ni idea de que tuviéramos riesgo de transmitirnos algo.a partir de ahora a usar proteccion un beso fuerte

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados