Salir del armario a contrapelo



Le conocí cuando él estaba a punto de cumplir 18 años (le faltaba un mes y medio más o menos). Había sido un estudiante poco brillante, había tenido una escolarización deficiente en su infancia lo cual le obligó a hacer cosas como aprender a multiplicar y dividir por su cuenta. Vale a decir que a mí me parece una persona bastante inteligente, aunque hiperactivo por lo que tiene dificultades graves de concentración. Además creo que nunca nadie se ocupó en ayudarlo a conocerse a si mismo ni a controlar o superar esos problemas.

Además, era muy escuálido, extremadamente delgado, y ya media más de 1,80 m. Sólo este hecho ya era motivo de que sus compañeros se metieran con él. Eso le ha quedado grabado y aún hoy día va mucho al gym y se preocupa cuando detecta que está perdiendo peso.

Asegura que sabe que es gay desde siempre, que desde su primer despertar se ha sentido atraído por los hombres. Hacia los 16 años empezó a vestirse de forma extremada dejando así claras sus preferencias sexuales. Era su salida del armario, pero lo que consiguió fue ponerse a todo el instituto en contra. Le insultaban llamándole marica y maricón. No le dejaban en paz. Creo que incluso hubo alguna paliza o al menos algún intento de zurrarlo.

Total que empezó a hacer pellas (campanas, a faltar a clase), acabó por no acercarse por el instituto y en consecuencia no acabó el curso. Aun hoy que está a punto de cumplir 25 no quiere ni acercarse por allí. Obviamente no tiene la ESO ni el graduado escolar. Es un analfabeto teórico ya que carece de la titulación más básica. Pero de analfabeto no tiene nada, a la hora de la verdad se mueve por el ciberespacio mejor que muchos, mueve los dedos por el teclado con una velocidad que la querríamos muchos, en cálculo mental tampoco tiene nada que envidiar a nadie... Tiene mucha curiosidad, quiere entender las cosas y pregunta cuando no se le alcanza...

Me comentó que más de uno de los compañeros que lo maltrataban en el instituto le había ido a buscar en privado para pedirle favores sexuales, pero no accedió en ningún caso. También me contó que algunos de los compañeros que en aquel momento le hicieron la vida imposible ahora son gays declarados.

Tendríais que ver cómo se pone cuándo habla de todo eso, se le nota tanto el rencor que lleva dentro que uno se imagina lo que debió sufrir... Hoy en día no conserva ninguna amistad del instituto ni anterior... Y ahora vive en Berlín por eso hace tiempo que no nos vemos ni sé de él.

A mí me parece que se equivocó al salir del armario como lo hizo, que no eligió bien ni el momento ni el lugar, pero tampoco tuvo la suerte de que alguien le supiera orientar ni encontró quien le quisiera ayudar.

2 comentarios:

Julian Isaac dijo...

A mi me parece que fue la manera correcta de salir, ya que cada quien tiene su manera correcta, no puedes decir que no fue ni el tiempo ni el lugar, porque en primer lugar nadie tendría que esconderlo y si uno mismo no sale y se comporta como quiere sin importar los demás no se hará respetar, porque si uno mismo no se respeta siendo honesto consigo mismo, los demás menos lo harán con nosotros.

Y en cuanto a una guía, a veces si es importante tener una amistad gay que te haga ver las cosas de distinto modo sin prejuicios, pero a vees nos juntamos con amistades equivocadas que tienen igual o más prejuicios y aun no se aceptan ni se superan ni salen del closet, que lo único que hacen es mantenerte en un estado o arrastrarte a un estado nada conveniente.

Peace-for-ever dijo...

Julian Isaac: Me parece que estamos de acuerdo en que todos tenemos derecho a ser respetados, y en qué debemos saber exigirlo y luchar por ello, pero, para que me entiendas: Aunque yo tengo derecho a la vida y moverme por donde quiera del espacio público resulta muy complejo que pueda exigir ese derecho en medio de un tiroteo callejero. El patio de un instituto español de hace unos 10 años era el sitio de lo menos adecuado para salir del armario para un muchacho de quince años que no destacaba ni por ser buen estudiante ni por su fortaleza física ni de carácter. Fíjate que aún conserva ese complejo de delgado, como dicen aquí de "tirilla".

Por otro lado creo que tienes mucha razón en que no todas las amistades son buenas ni ayudan a superar esas situaciones, pero también las hay que son u de gran ayuda, pero ese chico no tuvo esa suerte. La verdad es que era, y supongo que es, muy guapo y la mayoría de los que se acercaron a él, por no decir todos, fue en busca de un momento de sexo, pocos le duraron. Te sobrarían dedos en una mano para contar los que le fueron amigos de verdad.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados