Ética Marica - Homenaje a Paco Vidarte



Paco Vidarte fue un filósofo. Pertenecía a esa parte de la humanidad preocupada por problemas de todo tipo, tanto trascendentales como los que aparecen cada día llamando a su puerta. Como filósofo, tenía también como objeto de estudio la teoría Queer. Sí, habéis oído bien: la teoría "queer" existe y además se estudia en las universidades, al menos en las de nuestro país (España). Probablemente recordéis varios capítulos de Queer as folk en los que uno de los personajes se dedicaba a dar clases sobre este tipo de teorías... no recuerdo bien desde qué perspectiva daba sus clases en la ficción, puede que desde el ámbito artístico (cómics, etc.).

En fin, Paco fue un filósofo, un filósofo de nuestro tiempo. Nació en Sevilla, hace 41 años y murió en Madrid, a los 37 años de edad. Como otros, Vidarte estaba contagiado por el virus del SIDA y, por mucho que luchó contra él, terminó por ser un linfoma lo que provocó su muerte.

Hoy quiero volverle a recordar y para ello hablaré de un transgresor libro suyo, divertido y brillante: Ética Marica.


"Si algo así como una Ética LGTBQ es pensable y deseable, ha de partir del hecho de que la lucha contra la homofobia no puede darse aisladamente haciendo abstracción del resto de injusticias sociales y de discriminaciones, sino que la lucha contra la homofobia sólo es posible y realmente eficaz dentro de una constelación de luchas conjuntas solidarias en contra de cualquier forma de opresión, marginación, persecución y discriminación. Repito. No por caridad. No porque se nos exija ser más buena gente que nadie. No porque tengamos que ser Supermaricas. Sino porque la homofobia, como forma sistémica de opresión, forma un entramado muy tupido con el resto de formas de opresión, está imbricado con ellas, articulado con ellas de tal modo que, si tiras de un extremo, el nudo se aprieta por el otro, y si aflojas un cabo, tensas otro. Si una mujer es maltratada, ello repercute en la homofobia de la sociedad. Si una marica es apedreada, ello repercute en el racismo de la sociedad. Si un obrero es explotado por su patrón, ello repercute en la misoginia de la sociedad. Si un negro es agredido por unos nazis, ello repercute en la transfobia de la sociedad. Si un niño es bautizado, ello repercute en la lesbofobia de la sociedad”.

Gracias a este libro podemos descubrir el espíritu de Paco y su férrea voluntad de cambio. A sus treintaitantos se consideraba demasiado viejo como para seguir luchando y en primera línea del activismo LGTB, por eso creó ese libro, para que sirviese de interruptor a nosotros, los más jóvenes, vírgenes en todo tipo de activismo y de compromiso con nuestros derechos.

Cada capítulo comienza con breves citas de filósofos y demás personajes pero los capítulos son de lo más divertido y provocador. Si no consiguen levantarte del sitio, hacerte detestar una y otra vez a todos aquellos que están contra ti, ponerte en vilo constantemente... es que no has leído con suficiente atención. No es un libro de teoría Queer como su otra obra más conocida, Homografías, es un montón de "proclamas libertarias para una militancia LGTBQ".

Como dice su contraportada:

"Esto no es un libro. Es un interruptor. Un dispositivo que corta la corriente. Y que a la vez permite que algo se ponga en marcha, que algo se encienda. Me gustaría que la lectura de este libro supusiera un «clic», un chispazo que interrumpiera una cadencia de mierda, una bajada de tensión en el movimiento LGTBQ que debe terminar cuanto antes. Y que se encendiera otra forma de hacer las cosas y de comportarnos como maricas, lesbianas y trans frente a la sociedad y las propias tendencias involucionistas que anidan entre nosotros. Si esto no pasa, este libro no habrá funcionado."

Al menos a mí lo que más me ha interesado es esa voluntad de formar una ética tan sólo para nosotros, para el mundo LGTBQI. Una ética que nos situaría ante el mundo no como médicos, obreros, estudiantes... sino principalmente como personas LGTB, cuyo principal "problema" y brecha con el mundo ha sido su condición sexual. Paco Vidarte exacerba esta nuestra condición y nos abofetea con la realidad ineludible haciéndonos partícipes de que nuestra sexualidad ha sido lo que más nos ha formado, tanto frente a la sociedad idiota como frente a la familia, el ámbito laboral, la cultura y las protestas políticas.

Es tal lugar de donde una ética marica debiera partir, desde nuestra "esencia" LGTB... Los maricas somos sujetos políticos, pero vertebrados todos en un ente mayor y primordial, sólo juntos todos y todas podremos incidir en la política.

Deberíamos, también, hacer una "militancia a caraperro", pone como ejemplo a los cínicos de la antigüedad, esos sabios que dormían a la intemperie, que copulaban montando escándalo en medio de la plaza pública y que hacían sentirse indignos a todos aquellos con los que se cruzaban. Paco Vidarte nos anima a hacer algo parecido: a ser indomeñables, a mostrar las realidades tales y como son y a no convertirnos en un mero subproducto del capitalismo y del dinero rosa, a siempre hacer sentirse mal a todos aquellos que piensan que van a vivir tranquilos el resto de su vida aun manteniendo su actitud homófoba.

Nos anima a ponernos en contra de esa gente, convertirnos en energúmenos totales e impedirles dormir tranquilos.

"Casi no cuesta trabajo tratar con un maricón de buenas maneras, bien vestido, perfumado, culto, de honrado linaje, parece uno de nosotros. Hay que terminar con esto. Esto no es política. Política es montarles un pollo, no una cenita entrañable"

La razón no tiene por qué ser enemiga del activismo, pero actuar "como pollos sin cabeza" da sus frutos, como él mismo dice: "Dentro de unos meses ya habrá quien teorice lo que sucedió".

"¿Por qué las homófobas tienen tanta desvergüenza en jodernos y nosotros vamos a tener que montar todo un discurso ideológico político ético social identitario para repartir hostias a diestro y siniestro?"

Si algún día has pensado en cómo encarar una militancia LGTB o simplemente tienes curiosidad y ganas de descubrir nuestro mundo desde su vertiente más activa, lee Ética Marica.


Vidarte, Paco. Ética Marica, Egales, Madrid 2007

3 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

No tenía noticia de la existencia de Paco Vidarte ni de su Ética Marica. Por lo que cuentas parece muy interesante, especialmente para los más jóvenes... Me ha animado a leerlo. Muchas gracias,

Un abrazo.

David dijo...

Yo tampoco lo conocía, gracias por el aporte.

No obstante , discrepo cuando dices lo de "Al menos a mí lo que más me ha interesado es esa voluntad de formar una ética tan sólo para nosotros, para el mundo LGTBQI. Una ética que nos situaría ante el mundo no como médicos, obreros, estudiantes... sino principalmente como personas LGTB, cuyo principal "problema" y brecha con el mundo ha sido su condición sexual."

Creo que precisamente esa es la cuestión del meollo. ¿Somos antes todo personas LGBT? Antes que como homosexual, creo que a este mundo aporto mucho más como David, como estudiante de Física, como profesor particular o como muchas otras de las facetas que me dicen.

Situarnos ante todo como personas LGBT marca una brecha, una ruptura, un abismo insalvable. Situarnos como, por ejemplo, profesor particular, sin embargo, tiende puentes (Vease "Este chico que le ha dado clases a mi hijo, qué majo es, oye, quién diría que es marica") En mi opinión, esto acerca mucho más que "Este gay le da clases a mi hijo".

Además, como he defendido en algún artículo, la sexualidad LGBT se va implantando progresivamente en la sociedad, y se pasa a combatir la homofobia, que va disminuyendo.

No obstante, sí, nos queda mucho por luchar.

Julian Isaac dijo...

No conocía este libro, lo quiero leer! se ve muy bueno, espero encontrarlo aquí en la Ciudad de México.

Gracias por este tipo de aportes.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados