La historia de Marcela y Elisa



Dumbría es un pequeño pueblo de la Costa da Morte, perdido de la mano de dios allá donde el bravo mar besa la tierra. Es un recuncho, como decimos en Galicia, una esquina en donde los mapas se pierden, de paisajes apabullantes y que este año ha de hacerse famoso en toda España pues en el mirador del Ézaro va a terminar una de las etapas de la Vuelta ciclista por primera vez en su historia (etapa que, ya os adelanto, recomiendo que veáis pues el monte Ézaro es un espectáculo en sí mismo, con pendientes del 25%, y la salida al mar del río Xallas, único de toda la europa continental que termina en una catarata tristemente amputada -aunque a tiempo parcial- por una central hidroeléctrica, pero eso sería tema para otro post). Dumbría es todo eso y más, pero si os lo comento es porque fue una de las patrias de la historia de amor más insólita de la que tenemos constancia a principios del siglo XX.



A los periódicos de la épocas les quemaban las rotativas.
Ni que fuera la boda de la Duquesa de Alba, ¡oigan!


M
arcela era una estudiante de magisterio que a finales del siglo XIX acudió a la escuela que había en Coruña, conocida como "la Normal". Fue allí donde conoció a Elisa, amiga y compañera de la que ya no se separaría hasta mucho tiempo después. Porque, sí, queridos amigos, es ésta una historia de amor que acaba mal, como tienen que acabar todas las grandes historias, pero no sin antes triunfar sobre los prejuicios y las barreras de la sociedad de la época. Cuando hubieron terminado sus estudios, fueron destinadas a la zona de Finisterre, Elisa a Calo (en Vimianzo), Marcela a Dumbría, a unos 20 km de distancia. Durante una larga temporada continuaron viéndose todos los días, siendo Elisa la que caminaba diariamente los 40 kilómetros para visitar a su amada. Finalmente, Elisa desapareció una temporada, tiempo que empleó en cortarse el pelo, vestirse de varón y encontrar un cura que la bautizara como Mario, al que oficialmente presentaron como un primo de Elisa. Para ello creo recordar que contó con la ayuda inestimable de una pariente que atestiguó su relación familiar.


Vale, no voy a ser malo. Pero vaya mostacho... xD


Fue así como, finalmente, el 8 de Junio de 1901 en la parroquia de San Jorge se casaron, obviamente por la iglesia, Marcela y Elisa (travestido como Mario), en lo que constituye el primer matrimonio homosexual del que se tiene constancia en nuestro país.

Poco duró su felicidad pues fueron denunciadas al poco tiempo, y perseguidas por la Guardia Civil. Huyeron a Oporto, en Portugal, donde fueron encarceladas pero debido a la presión popular, fueron absueltas a los pocos días. De allí, y tras nacer un hijo de Marcela -porque ser lesbiana no es lo mismo que ser estéril, que hay gente que aún no se ha enterado de eso-, decidieron marchar a Argentina, en donde Elisa se casó con un anciano adinerado, pero fue repudiada al enterarse éste de su amistad con Marcela y, según parece ser, al descubrir que, en realidad, todo era una trama para heredar su dinero y asentarse juntas en el nuevo mundo. Al final su amor no dio para más y se separaron. Elisa terminó muriendo sola, y a Marcela se le perdió la pista en algún país más al norte de Argentina, se dice que finalmente casada con otro hombre.

Es un hermoso homenaje que el primer nido de su amor
sea ahora el hogar de su memoria.

Toda esta historia, que bien podría merecer ser llevada al cine, comenzó un día en una facultad de educación primaria. Ha sido en ese mismo edificio, recientemente restaurado por la Universidade da Coruña, en donde hasta hace unos días fue expuesta la muestra de la que he sacado las fotos y el resumen de la historia. Los mismos muros que vieron surgir esa historia de amor son los que ahora albergan su recuerdo. Hermoso homenaje que nos sirve para recordar que no somos los pioneros, que nunca lo hemos sido, y que sin todo el esfuerzo de generaciones que nos preceden, no podríamos vivir como lo hacemos hoy. No dejemos de vivir en justa honra a los que vinieron antes. Y no dejemos de soñar, por el bien de aquellos que vendrán después.


PD: Os dejo un par de enlaces por si queréis saber algo más de esta historia tan real como sorprendente. Aquí tenéis el enlace a la Wikipedia, al menos mientras Washington lo permita. Y aquí, el de una reseña que hizo el diario "El País" en 2010 con motivo de la presentación de un libro que sobre esta historia se editó hace tiempo.

2 comentarios:

Butterflied dijo...

Por lo visto sí que se va a llevar al cine y será Isabel Coixet quien la realice. Deseando estoy de verla.

http://www.laopinioncoruna.es/cultura/2011/09/09/isabel-coixet-prepara-pelicula-historia-elisa-marcela/530770.html

Peace-for-ever dijo...

UNa historia preciosa, aunque acabara mal. Los tenias bien puestos esas dos.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados