Ellos también me ofenden



Bueno, hoy, y ante el apresuramiento por la época de exámenes que seguro que muchos compartís, sólo (y no es poco) os puedo traer la reflexión de una amiga sobre la oposición de ciertos grupos sociales al matrimonio homosexual:


"Tradicionalmente uno de los pasos más importantes en una pareja es el matrimonio. Firmar un contrato legaliza el compromiso con la otra persona, eleva su grado hasta tal punto que incluso se obtienen ventajas en el trabajo por ello. Actualmente hay un sector importante de la población que apoya vetar o, como alguno ha dicho, matizar, este compromiso para otro amplio porcentaje, aquellos que aman a personas de su mismo sexo. Y surgen las dudas, por supuesto; la mayor de ellas: ¿Por qué?

Es tan absurdo como podría ser revelar si prefiere uno ternera o cerdo, pero las implicaciones que trae consigo son un tema serio. Si se utiliza otro término para nombrarlo, es posible que no podamos tampoco decir que la acción de contraerlo es casarse, dado que esto es (cito textualmente de la RAE) “contraer matrimonio”. En tal caso, en el estado civil del DNI ya no leeríamos “casado”, si no la nueva palabra elegida para la diferenciación. Aparte de discriminativo, supone una intromisión en la privacidad de las personas, obligándolas a aportar una información que hasta ahora ha sido elección de cada uno publicar.

Por cierto, ¿qué nombre se propone? Porque unión homosexual no queda precisamente bien. Una se imagina a toda la sala con sus invitados vestidos de gala, las cónyuges (pongamos que son mujeres) y al alcalde con su discurso: “Estamos hoy aquí porque Lorena y Verónica han decidido venir, libremente, a formalizar su amor, contrayendo UNIÓN HOMOSEXUAL”. Desde mi humilde opinión, la sensación y el sabor de boca que deja no son los mismos.

¡Ah, perdón! Olvidaba que era justamente ese el objetivo. Qué despiste más tonto, tendré que empezar a ejercitar mi memoria homosexual. Es que entonces todo lo relativo a un homosexual merece ir acompañado de una señal indicadora. Si hacemos las cosas, hagámoslas bien, ¿no? Me explico: yo soy persona desde que me levanto hasta que me acuesto y mientras duermo no dejo de serlo. Y en ser persona entra ser lesbiana y no dejaré de serlo cuando cedo mi asiento en el autobús, estudio o hago deporte. Lo he decidido, voy a dibujarme un cruasán en la mano, para advertir a la gente de que entra en contacto con una homosexual, no sea que se le pegue algo.

Por otro lado, nunca está de más contemplar la dimensión moral del asunto. Decía antes que ser lesbiana es algo intrínseco de mi persona. Pero es sólo una pieza de las miles que me componen y por las cuales se me puede clasificar. No atenta contra ninguno de mis semejantes: únicamente me gustan las mujeres, no las persigo por la calle, ni las acoso telefónicamente, y mucho menos las trato de forzar a convertirse a la homosexualidad o bisexualidad. Considerar que no soy apta para acceder plenamente a un derecho, exclusivamente por una característica que no agrede a nadie, ignorando el resto de mí, me parece razón suficiente para sentirme discriminada injustamente.

Si me quedara embarazada y mi familia me obligase a casarme con el padre, podría firmar sin trabas. Pero si mi príncipe azul no es príncipe si no princesa, entonces no importan los años de relación, la vida en común o los planes de futuro. Se quieren degradar los sentimientos y compromisos de muchas personas, por no ajustarse a un modelo concreto. Dejamos de ser la compañera de trabajo, el panadero, la enfermera, el vecino, la hermana o incluso el hijo. Pasamos a ser dos vaginas o dos penes sin capacidad reproductiva.

De pequeña creía que en siglo XXI las personas se valorarían por eso, por ser personas, independientemente de su envoltorio. Disculpen a mis ilusiones por no respetar su derecho al anquilosamiento."

8 comentarios:

Isaac dijo...

Perdona, pero en mi DNI no pone soltero, y creo que a los casados tampoco les indica su estado civil. Por cierto, la frase "se quieren degradar los sentimientos y compromisos de muchas personas, por no ajustarse a un modelo concreto" se puede aplicar con más razón a otras uniones no matrimoniales. Criticar el heterosexismo para caer en la homonormatividad me parece que es darle la razón a los primeros.

Peace-for-ever dijo...

UN buen texto. Me ha gustado mucho la reflexión en si misma. Para mi la normalidad llegará cuando mis preferencias sexuales dejen de condicionar mi vida, mis relaciones con los demás, como lo están haciendo ahora.

Un abrazo.

Keys dijo...

Usuario Isaac, soy la autora del artículo.

Es cierto, en el DNI no pone el estado civil. Pero el documento era simbólico, hay multitud de trámites donde sí te lo piden o se explicita.Me refería a ello como concepto global de derecho a ser tratados de la misma manera.

Creo, sin embargo, que no has entendido bien el texto cuando hablas de criticar el heterosexismo. No he criticado el heterosexismo por ningún lado. La idea fundamental del texto es que no se cambie ese nombre, pero si desgranas las secundarias (la última frase, por ejemplo) ves que va mucho más allá de la orientación sexual de cada uno. Mi idea de partida es que somos personas todos y cada uno de nosotros y que, en virtud de ello, nos dejemos de clasificaciones absurdas e innecesarias cuando hablamos de cosas de este estilo.

No me meto con las uniones no matrimoniales porque no estoy lo suficientemente informada, espero que lo entiendas.

Peace-for-ever, me alegro de que te haya gustado. Y comparto tu pensamiento en cierta medida, aunque personalmente trato de evitar que interfiera demasiado el tema.

Un abrazo y gracias por leerlo en cualquier caso.

Keys dijo...

Hola de nuevo, particularmente a Isaac

Acabo de caer en que no sé a qué te refieres con "homonormatividad". No puedo contestar a ello sin saber qué es eso, aunque sigo pensando que la esencia del texto no te ha terminado de llegar.

Isaac dijo...

Hola Keys. Con homonormatividad me refiero a la definición dada en esta página: "la asimilación de los ideales y construcciones heteronormativos en la cultura e identidad individual LGBTQ". Criticas que "se quieren degradar los sentimientos y compromisos de muchas personas, por no ajustarse a un modelo concreto" pero sólo cuando la única discrepancia con el modelo es el detalle del sexo de los contrayentes.

Por cierto, sobre lo de unión homosexual, ¿qué te parecería si ya no hubiera matrimonio, ni para los unos ni para los otros, sino unión civil y el alcalde al casar no pudiera decir matrimonio? Ya no recuerdo donde leí que en California los jueces ofrecieron una fórmula similar a los representantes homosexuales y éstos la rechazaron.

Seu dijo...

Hola, me ha gustado mucho tu reflexión.
Sólo añadiré una pequeña aportación.
En Francia, por ejemplo, el matrimonio homosexual no existe como tal. Existe la PACS (Pacto civil de solidaridad)Los PACS están disponibles para las parejas heterosexuales y homosexuales y otorgan muchos de los derechos asociados con el matrimonio, aunque no todos.
Es un ejemplo. No hay un matrimonio como tal, hay un PACS, pero aún así no es igual a un matrimonio, no están reconocidos todos los derechos. En fin...

Keys dijo...

Hola de nuevo, perdón por el retraso.
Isaac, me pones en un aprieto. Más que nada porque como puedes apreciar no soy colaboradora oficial de la página, pero espero no molestar a nadie con lo que diga.

A la hora de escribir el artículo no pensaba en publicarlo aquí o allí, si no en soltar mi opinión al respecto. Después pensé que este era un buen lugar para publicarlo. Por ello, no tengo necesariamente que estar de acuerdo con los términos de "homonormatividad" o "heteronormatividad". De hecho, no me gusta ni siquiera su existencia porque pienso que es una forma de autoexcluirnos del resto del mundo que no está necesariamente en contra. Ya te digo, es mi opinión personal.

Por otra parte, el texto versa sólo del matrimonio homosexual porque prefiero hacer cosas concretas a cosas demasiado dispersas. En las cosas concretas me explico mejor. Pero sí, tengo críticas para mil y un aspectos más.

No me he parado a pensar el supuesto que me cuentas, pero de primeras me parece justo que si se cambia, se cambie a los dos. De todas formas, la visión que tengo del matrimonio como tal es bastante compleja. El texto nació de ahí como podía haber nacido de que te nieguen el saludo por ser gay/lesbiana/... Me molesta que se discrimine por minucias así.

Si aún tienes interés en seguir debatiendo, dímelo en tu respuesta y nos las apañamos por otros medios (si quieres). No quiero monopolizar esto.

A Seu: no tenía ni idea de cómo funciona en Francia, pero me sigue pareciendo una degradación que no se pueda acceder al mismo derecho (entiendo que el matrimonio como tal sí se reconoce para heterosexuales, ¿no?). En fin, es una pena que a las alturas a las que estamos, sigamos mirando más las etiquetas que a las personas.

Isaac dijo...

Podemos continuar la conversación por correo. Me puedes mandar el tuyo a mi tumblog.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados