Sexualidad en personas discapacitadas



Nadie puede negar que la información acerca de las personas discapacitadas del colectivo LGBT escasea en los medios, y este hecho me preocupa y asombra a la vez. Quizás sea porque siempre he sentido una necesidad de ayuda a todas estas personas que creo que nos necesitan, y así pues siempre he ayudado a todas aquellas personas que lo necesitasen, pero no hay más que ver en la calle y en los medios como pasa a ser un tema que no suele estar en nuestro día a día...

Dado todo esto, hoy quiero hablar sobre todas aquellas personas discapacitadas, ya sea que tengan una discapabilidad física y psiquica, que forman parte de nuestro colectivo, muchas veces olvidadas y que creo que necesitan una ayuda para hacerse eco, pues como cualquier otra persona, los hombres y mujeres discapacitados también tienen sexualidad y saben amar al igual que cualquiera de nosotros.

Si se busca servicios de consulta o grupos de ayuda mutua para gays y lesbianas discapacitados, es difícil encontrar lo anhelado. Colectivos como Colega, COGAM o Fundación Triángulo, tiene subdivisiones donde se agrupan personas LGBT discapacitadas.

Nadie puede negar que las personas con discapacidad tienen las mismas necesidades interpersonales que el resto de la población, pero pueden encontrar limitaciones personales, dependiendo de sus propias limitaciones, o sociales, cuando aparecen los prejuicios, para resolverlas.

Entre estas necesidades está la de intimidad afectiva y sexual con otras personas. Precisamente es frecuente que los temas referidos a la sexualidad sean ignorados e incluso rechazados cuando se habla de este colectivo.

Es fundamental tener en cuenta que la dimensión sexual humana es fundamental. No hay una única acción sexual que debamos imponer a las personas (la abstinencia o el coito, por ejemplo), sino que hay numerosas biografías sexuales que pueden ser saludables (con o sin masturbación, con o sin actividad coital, etc.).

Cada persona con discapacidad debe organizar su biografía sexual, según sus posibilidades, con resultados diversos. Obviamente, en este tipo de casos, el rol de los padres es fundamental, aunque depende del grado de autonomía o dependencia que sus hijos tengan para construir su biografía sexual.

Una mayoría de las personas discapacitadas se encuentran en grados intermedios, donde pueden manifestar ciertos deseos o llevar a cabo distintas relaciones, pero requieren ayuda de los padres para lograrlo. Pero esto no significa que los padres anulen y repriman los sentimientos de sus hijos sin contar con su opinión. Uno de los errores más frecuentes de los padres es limitar la autonomía de los hijos por una sobreprotección mal entendida.

Esto muchas veces se debe a que tienen una vida reducida al contexto familiar y a la institución a la que asisten, a pesar de tener capacidades que les permitirían asistir a ciertos lugares o tener relaciones con iguales fuera de esos dos ámbitos. De hecho, muchos padres reprimen la sexualidad de sus hijos creyendo que pueden acceder a conductas sexuales inapropiadas y por miedo, les anulan toda posibilidad de vivir su sexualidad.

En casos concretos la ayuda de profesionales para tratar este tipo de temas es la mejor opción, ya que pueden hacer de mediadores y guiar a los padres y a sus hijos en el tema, aportando conocimiento y ayuda profesional.

En definitiva, las personas con discapacidad y las personas encargadas de su tutela, con los conocimientos y ayudas que el profesional les ofrece, tratando de conseguir una vida sexual saludable, satisfactoria, positiva y posible para el discapacitado.

Además creo que es necesario que personas referentes alcen la voz y también que se traten estos temas en más medios, ayudando a todas estas personas que necesitan ayuda. Por eso, creo firmemente en la idea de que como minoría que es colectivo LGBT y todos los obstáculos que sufrimos día a día, deberíamos tener más conciencia por todas aquellas personas discapacitadas que forman parte de nuestro colectivo (y las que no también) por intentar ayudarlas e integrarlas con nosotros como parte de esa concienciación de igualdad entre todos. Porque no olvidemos que todos somos personas, todos tenemos un corazón y a todos nos gustaría sentirnos queridos, por eso y por muchos más motivos expuestos en este post, demos todo nuestro apoyo a todas aquellas personas discapacitadas que luchan día a día por quienes son :)

1 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

Recuerdo que en cierta ocasión hablé con un discapacitado de este tema. El principal problema que comentaba esa que no disponía de intimidad para desarrollar su sexualidad libremente, siempre había alguien de su familia pendiente de el y de sus necesidades básicas... Además no disponía de un sitio para sus encuentros con otras personas...

Creo que, como muy bien dices, es un tema sobre el que hay mucho por hacer.

Me alegra que lo hayas planteado.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados