Si baila es gay



¿Cliché o realidad?

Pensemos en ello un momento, en todas las suposiciones que suele hacer la gente. En una discoteca, los heteros observan la pista de baile desde la barra y si algún varón entra a bailar, es porque tiene chica, va en busca de una o es gay. En realidad está muy extendida la idea de que si un hombre baila, es homosexual.

Desde mi experiencia diré que no es así. Yo soy bailarín, o al menos un intento de ello. Bailo C.I. (Contact Improvisation) Aunque no es un tipo de danza muy conocido, he de decir que es un estilo muy abierto. No tiene roles, puedes bailar en solo, en pareja, o con varias personas. Las parejas, no tienen que ser chico-chica. Pueden ser dos chicos o dos chicas. Un 50% de estos bailarines son hombres y, muchos van a las Jam (espacios abiertos de improvisación en danza) con su mujer y sus hijos. Para mí, el cliché se rompió por completo.

No obstante mi caso es especial, es una danza moderna, muy contemporánea, reciente... Sentí curiosidad e investigué sobre la homosexualidad en una danza más clásica. Ballet, por ejemplo. Si el cliché dice que un chico bailando en una discoteca es gay, un chico bailando ballet será... super gay, o eso puede indicar la lógica ¿no?

Para averiguar la verdad, me puse en contacto con Charmed_boy creador del blog "The Charmed Generation" Este chico español es bailarín de ballet y es homosexual. Ahora mismo está viviendo en Orlando. Le pregunté qué pensaba acerca de este cliché y de la homosexualidad en la danza. Mi pregunta le hizo gracia y la contestó de una manera que me sorprendió.

Empezó comentándome que era innegable que en el mundo de la danza, y más en el ballet, había gran número de homosexuales, pero que, según él, como en todas las artes. Dado que los homosexuales por lo general tenemos, por así decirlo,una sensibilidad más destacada. Eso no significa que fuésemos más femeninos ni nada por el estilo, es más, "El papel del hombre en ballet es completamente masculino". Luego añadió una frase que me chocó. "Mi experiencia me ha llevado a encontrarme con muchísimos homosexuales dentro del mundo de la danza, pero tantos o más como heterosexuales".

Esto me intrigó mucho, la verdad. Él, entonces, me contó una anécdota personal. Cuando vine a América me di cuenta de la gran cantidad de heterosexuales que hacen ballet. De esto hace ya casi tres años. Era verano del 2009 y yo me dirigía hacia Nueva York a un cursillo en la School Of the American Ballet, una de las más prestigiosas escuelas de ballet del mundo. Se trataba de un curso de verano de unas cinco semanas de duración y yo estaba realmente entusiasmado con que empezase. Cuando lei que en mi clase habría 60 varones creo que me puse a dar brincos de alegría, pensando que iba a haber una enorme cantidad de chicos gays guapos que conocer. Pues para mi sorpresa... yo era el único homosexual en todo el programa. Y no es porque estuvieran dentro del armario o cualquier cosa parecida. Es porque eran todos heteros. Casi me puse a llorar en aquel momento a medida que iba conociendo a todo el mundo.

Para concluir, me explicó que el cliché se ve más desde fuera. Porque desde dentro del mundo de la danza, no hay ningún cliché. Es como otro mundo donde uno es aceptado por el simple echo de crear arte, sin importar con quién te acuestas. Y ahí vi cuanta razón tenía, porque tanto en teatro como en danza, nunca he tenido ningún problema de aceptación, siempre he sido bien recibido. Con los brazos y la mente abiertos.

1 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

Yo creía que ese tópico era bastante real. Por un lado, es algo que siempre he oído decir de la escuela de danza que hay en el Institut del Teatre de Barcelona. Pero es que además no hace muchos años oí en un programa de radio que un homosexual decía que los padres que tuvieran chicos homosexuales les debían de llevar a una escuela de danza...

Ya veo que estaba en un error. Muchas gracias por la aportación que hace tu post. De hecho la película Billy Eliot ya rompe una lanza en ese sentido.

Un abrazo,

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados