Entrevista al escritor Javier Martínez


En esta ocasión, tengo el honor de traeros una entrevista en exclusiva del periodista, escritor y blogger Javier Martínez Madrid. Este joven autor andaluz ha sido galardonado recientemente con el Premio Shangay 2011 por su libro de temática LGBT “La muerte no huele a nada”, de Gens Ediciones, con el que está cosechando un gran éxito. Hoy descubrimos más datos sobre el propio escritor y su primera novela, ya a la venta.


1) Naciste en Linares, Jaén. ¿Qué te trajo hasta Madrid?

Vine en busca de nuevas oportunidades profesionales. Tras estudiar la carrera de Periodismo y trabajar en diferentes medios de comunicación de Jaén, decidí trasladarme hasta Madrid para hacer un master sobre comunicación empresarial y abrirme camino en la profesión.


2) ¿Qué hace a Madrid diferente?

Para mí, los amigos que tengo. Por supuesto que en Madrid hay muchas más posibilidades que en provincias para hacer cualquier cosa, pero sin la gente de la que he estado rodeado desde el principio nada habría sido igual. Tal vez el motivo sea que hay muchas personas que llegan desde fuera y eso hace que se cree un vínculo especial. En mi caso, puedo decir que tengo una familia madrileña.


3) Eres periodista y bloguero. ¿Qué te impulsó a escribir una novela?

Es algo que siempre había soñado. Ya de pequeño me dedicada a escribir y siempre tuve en mente ser periodista y escritor. Es lo que me gusta y lo que mejor sé hacer. Es una pena que ambos sectores atraviesen una situación tan precaria, porque somos muchos los que ponemos todas nuestras ganas en hacer un buen trabajo.


4) ¿Por qué el tema del SIDA? ¿Y la muerte?

Hace cuatro años perdí a alguien importante en mi vida por culpa de esta enfermedad y a raíz de ello surgió la escritura de ‘La muerte no huele a nada’. En ella, el sida es un elemento más del contexto de la historia. No llega a ser protagonista. En cambio, la muerte, al igual que el amor y el miedo, es un tema fundamental a lo largo de toda la trama. Aunque he utilizado situaciones muy actuales, en la novela abordo esos tres temas clásicos de la literatura universal.


5) ¿Jonás existe? ¿Qué hay de Javier Martínez entre las páginas de tu libro?

Hay un Jonás que existió y luego está el Jonás de la novela. Me gustaría dejar claro que en ella no narro hechos reales, ni es autobiográfica, aunque sí está llena de sentimientos propios. Cada vez que me preguntan algo similar (por el modo en el que está escrita la obra es normal que el lector sienta curiosidad en este sentido), hago referencia a una frase que utilizó la escritora Juana Márquez en la presentación de la novela en Madrid: “Está escrita desde la verdad, pero no desde la realidad”. Es la mejor definición de mi trabajo que he oído jamás.


6) Jonás tiene una cara y una cruz. ¿Crees que el lector puede llegar a entenderle?

Creo que sí. Aunque Jonás podría ser tachado por muchos como el malo de la historia, en realidad es simplemente humano. Un humano con errores y con miedos a sus espaldas. Como todos lo somos. Todos tenemos esa cara y esa cruz y, aunque es muy fácil identificarse con el narrador, que al fin y al cabo es el que se podría considerar como el bueno, estoy seguro de que en uno u otro aspecto, todos hemos sido Jonás alguna vez.


7) ¿Por qué utilizas la repetición de palabras y frases de forma constante? ¿A qué se debe la poca extensión de la mayoría de capítulos?

La repetición se debe a varios motivos. Por un lado quería grabar en el lector una serie de imágenes que sirvieran como hilo conductor entre los dos tiempos de la historia que se desarrollan de forma paralela. Por otro, quería reflejar ese diálogo interior un poco caótico que todos tenemos y que se convierte en una obsesión repetitiva cuando algo nos afecta en mayor grado. En cuanto a la poca extensión de las escenas, opté por esa fórmula para crear un mayor interés en el lector. La brevedad mezclada con la intensidad emotiva hace que cada escena sea como un pequeño disparo. Me gusta desafiar mi capacidad de decir mucho con muy poco.


8) Usas una prosa en primera persona muy directa y dura…

Y realista, sobre todo. Mi meta era que el lector sintiera, que se identificara con el narrador, con el protagonista de la historia. Por ello opté por ese tipo de prosa. Y teniendo en cuenta la respuesta que he tenido de los lectores, puedo afirmar que lo he conseguido.


9) A través de los saltos en el tiempo, conocemos la crónica de una relación tortuosa de la que surge el miedo al contagio del VIH. ¿Crees que actualmente le hemos ido perdiendo el miedo al SIDA? ¿Volvemos a ser temerarios al practicar sexo?

Hay quien dice que actualmente ya no tenemos miedo a tener VIH, ya que en la mayoría de los casos se convierte en una enfermedad crónica y no de muerte segura, como era antes. Personalmente, me niego a pensar que eso sea así. Es cierto que habrá quien tenga relaciones de riesgo sin preservativo de forma temeraria, pero estoy seguro de que no es la mayoría. O, al menos, confío en que así sea. Aún hoy día hay personas que mueren por esta enfermedad. Eso es así. Y por respeto a ellos y a nosotros mismos, tenemos la obligación de seguir protegiéndonos en la medida que podamos.


10) ¿Qué reflexión quieres transmitir al lector con tu libro?

En realidad no tenía ninguna reflexión en mente. Solo quería contar una historia, transmitir sentimientos y que cada lector, en base a su propia experiencia y momento de lectura de la novela, sacara sus propias reflexiones.


11) Fuiste nominado a los Besametonto Awards y has resultado ganador del premio Shangay por mejor libro del temática LGTB del año. ¿Qué recuerdos guardas de esos momentos?

Tengo recuerdos muy diferentes de ambos, pero todos muy buenos. En los Besametonto Awards tuve la oportunidad de conocer a gente estupenda y, aunque no gané, me lo pasé fenomenal. Ese momento de aquelarre de Losers que compartí contigo y otros compañeros más ya hizo que mereciera la pena estar nominado. Le estoy muy agradecido a Rubén por haber contado conmigo y por las palabras tan bonitas que dedicó a mi trabajo.

En cuanto a los Premios Shangay, lo viví todo con muchos nervios. Fue una gala llena de famosos en la que a mí me conocía poquísima gente. Cuando Tania Llasera dijo mi nombre y subí al escenario, tuve unos segundos de decepción porque prácticamente nadie aplaudió. Después de tres horas de espectáculos y famosos, allí estaba yo. Pero en lugar de bloquearme, reaccioné y supe ganarme al público hasta el punto de que fui interrumpido con aplausos hasta en tres ocasiones. Fue el mejor homenaje que podía haberle hecho a Jonás.


12) ¿Cómo te sientes al saborear el éxito con tu primera novela? ¿Qué esperas de ella?

Te puedes imaginar cómo me siento: absolutamente feliz. He obtenido una buenísima respuesta, tanto de la editorial, Gens Ediciones, que desde el primer momento demostró una gran valentía apostando por ella, como de mi familia, amigos, compañeros con los que he compartido trabajos a lo largo de mi carrera y, por supuesto, de tantos lectores anónimos que me han hecho llegar su opinión. Puedo decir que soy un escritor muy afortunado.


13) ¿Qué tiene entre manos actualmente el Javier Martínez Madrid escritor? ¿Y de qué forma mira al futuro?

Estoy trabajando en un relato y dándole vueltas a un tema para una nueva novela. Todavía no hay nada en claro, pero ahí estoy, a ver a qué llego. En cuanto al futuro, lo miro de forma optimista. Aunque la situación sea muy complicada, me niego a caer en el pesimismo.


14) Un consejo para quien desee convertirse en escritor…

Simplemente que se forme, que lea, que escriba y que revise mucho lo que plasma en el papel. Ser escritor no es solo cuestión de talento o de que vengan las musas una tarde y te inspiren. Hay que ser constante y humilde para aprender de los grandes.

1 comentarios:

Peace-for-ever dijo...

Muy interesante, me pareció una persona muy interesante. Aun no he leído su obra, pero lo voy a hacer.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados