A mí que me lo extirpen

http://img99.imageshack.us/img99/7056/extirpen.jpg

El amor es una droga. Algo adictivo cuando lo tenemos pero que se torna doloroso cuando nos lo arrebatan... Cuánta razón tenían las personas que decían esto aún sin saberlo...

Con el amor aparece la pasión sin límites, el cariño, todos los sentimientos bonitos y, cuando desaparece, surge el dolor; ese dolor que nos desgarra el pecho, nos quema, nos hunde poco a poco.
Un sentimiento tan complejo y poderoso, que asusta.

Me parece muy curioso que todo lo relativo al amor lo relacionemos con el corazón, y más curioso me pareció cuando hace unos días leí que se había encontrado el punto exacto donde se generaba el amor.  

No, no es el corazón. Según estudios realizados en una universidad de Canadá(junto con otras universidades del mundo), el sentimiento del amor, junto con el deseo sexual, se originan en distintas zonas del núcleo estriado(una parte del cerebro). No obstante la parte que controla el amor es mucho más compleja, algo que no sé por qué, no me sorprende.

"El amor realmente es un hábito que se forma con el deseo sexual y que recompensa a ese deseo. Y en el cerebro el amor funciona de la misma forma como cuando la gente se vuelve adicta a las drogas"

Prof. Jim Pfaus


Creo que más de uno pediría que le extirpasen la parte compleja del núcleo estriado de su cerebro...

Os dejo el enlace de la página donde leí la noticia. 

2 comentarios:

Dario Ramon Nifea dijo...

Gilipolleces. ¿Para qué iba nadie a extriparselo?

Peace-for-ever dijo...

Una noticia genial. Creo que a estas altura todos sabemos que nos rige el cerebro tanto en la razón, como en las emociones y los instintos... Ya se que hay gente para todo, pero ¿extirpárselo? ¡Vaya locura!

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados