Recomendaciones para salir del armario

Creo que a la mayoría de nosotros nos gustaría no tener que ocultar nada, que nos gustaría mostrarnos como somos, pero dicen que todos tenemos algo que ocultar, ya sea porque no estamos muy orgullosos de ello o porque creemos o sabemos que nos perjudicaría de alguna manera.También estoy convencido de que son muy pocos los que, sabiéndose del colectivo LGBT, se avergüencen de sus preferencias sexuales, creo que hoy día casi todos sabemos que no es nada malo, que no es ninguna enfermedad y que no hay razón para avergonzarnos por esas preferencias sexuales. Es decir que si ocultamos nuestras preferencias sexuales en la mayoría de casos es por miedo a que el darlas a conocer nos perjudique, miedo al impacto negativo que pueda tener en nuestra vida que se sepan.Por mucho que haya evolucionado nuestra sociedad en la aceptación de los colectivos LGBT, sabemos que aún somos tratados en muchos casos de maricones o tortilleras, que somos discriminados por ello y que en los centros docentes, sobretodo en los de secundaria, somos candidatos a ser objeto de bullying.

Desgraciadamente aún hay adolescentes y jóvenes homosexuales que no tienen más remedio que abandonar a su familia por su homosexualidad y en la mayoría de los casos son los propios padres los que les echan de casa a cajas destempladas.Por todo eso me parece que el salir del armario aún es delicado, a veces complejo y creo que debe hacerse con mucha prudencia. No digo que no se deba hacer, al contrario creo que somos muchos los que deseamos hacerlo y que es bueno hacerlo ya que nos gusta ser valorados por lo que somos y lo que sentimos, pero me parece que no podemos hacerlo de cualquier manera ni en cualquier momento.Para empezar hay que tener en cuenta que cada persona en su entorno tiene un situación distinta, que no hay dos casos iguales, seguramente por eso no haya una norma general de cómo hacerlo, aunque, si vais a hacerlo, hay unas recomendaciones generales que creo que os conviene tener en cuenta.


1) Tener claro y estar seguro de querer hacerlo. La pregunta ¿por qué voy a hacerlo? te puede ayudar a aclarar las ideas. También puedes hacer un balance de lo que quieres y de lo bueno y lo malo que te va a aportar salir del armario.

2) Tener claro lo que uno es y lo que uno quiere. Una persona confundida no hará más que proyectar su confusión.

3) No hacerlo porque uno se siente presionado ya que es algo que es mejor hacer libremente.

4) Evitar aquellas circunstancias de mal ambiente, broncas, o discusiones donde que sacar este tema podría ser contraproducente. Tampoco lo hagas en el momento en que vayas a presentar a tu pareja o a anunciar tu boda, estarías acumulando hechos complejos y nada fáciles de aceptar por separado.

5) Buscar un momento personal bueno, lejos de los momentos de tristeza, depresión o de sentimientos de culpabilidad que nos hagan sentir débiles. Lo más probable es que el salir del armario sea un momento difícil y es bueno proyectar una imagen positiva y enérgica.

6) Buscar un buen momento, sin tensiones ni prisas, en un ambiente que favorezca una conversación sincera y relajada, en la que te puedas mostrar tranquilo y seguro de ti mismo. Evitando días señalados, fiestas familiares, cumpleaños, etc. ya que esos días son para otras cosas.

7) Preparase para poder responder a todas las preguntas y objeciones que puedan aparecer en la conversación, a parte de que es bueno estar bien informado, es importante poder responder con seguridad e información fidedigna, fiable, a todo lo que puede plantear el interlocutor ayudándole así a comprenderte mejor y entender mejor el tema. Si temes que no crea la información que tú puedas proporcionar busca textos o artículos que refrenden esa información.

8) Deja claro que sigues siendo la misma persona y que solo has permitido que conozcan algo nuevo acerca de ti.

9) Es probable que tu interlocutor se impresione, especialmente si no se lo esperaba. En esos casos hay que tener paciencia y esperar a que pueda procesar esa información, dejar bien claro puede preguntarte lo que quiera, con toda confianza y normalidad. Recuerda lo que te costó a ti mismo aceptarlo. Ten en cuenta de que el hecho de que se sientan heridos o enfadados no significa que hayan dejado de quererte, es solo que les va a costar quitarse de la mente un montón de prejuicios acumulados. Puede que haya quienes crean que les has mantenido engañados todo ese tiempo que estuviste en el armario, en ese caso se puede intentar hacerles comprender lo que te costó salir de él. Las personas compresivas con estos temas sociales sabrán escucharte y darte su apoyo. En cambio hay personas que reaccionan mal, y cuando sospeches una mala reacción que te podría provocar problemas con tu familia y/o amigos, puede ser mejor no hacerlo, o hacerlo muy lentamente preparando muy bien el terreno y esperar un momento en que percibas las mejores condiciones para hacerlo. Cuando se teme una reacción negativa puede ir bien buscar la compañía y el apoyo de otras personas que puedan ayudarte. Además de contar con tus amigos y familiares no olvides que existen muchas asociaciones de gays, lesbianas, bisexuales y transexuales a las que puedes acudir.

10) Probablemente cambie la percepción que la gente tiene sobre ti (tanto para bien como para mal) y tú no podrás controlarlo, pero lo que si puedes hacer es prepararte para vivirlo lo mejor posible. En estos casos suele ser más importante que intentes comprender sus reacciones que pretender que te comprendan, acepten y apoyen sin más. Si tú haces el esfuerzo de intentar comprenderles es más fácil que los demás lo hagan por comprenderte a ti. Y ten en cuenta que no se trata de convencer a nadie de nada sino de que te conozcan algo más.Recuerda que hay infinidad de jóvenes y adultos LGBT que lo han hecho antes que tú. Y, no lo dudes, tienes nuestro apoyo.


Un abrazo.


Si necesitas información coplementaria sobre el tema, puedes visitar el post titulado "Salir del Armario" que escribió Fernando hace unos meses sobre este mismo tema.

6 comentarios:

Erick dijo...

Muchas Gracias por todo, de verdad!

robo-javi dijo...

Para mí todo este asunto de la "salida del armario" (cómo odio esa expresión) hasta ahora no había sido un problema. Pero noto que cada vez me cuesta más. Nunca he fingido, porque no he tenido novia, pero tampoco he estado con un chico y aunque durante 5 años me he estado diciendo que ya llegaría el momento es difícil que nadie sepa realmente lo que sientes.

Leyendo estos consejos tengo claro que no es mi momento, ni tampoco lo deseo. Aunque sé que no podré ocultarlo porque no sería capaz de vivir así.

Peace-for-ever dijo...

Erick: No tienes que dármelas, lo hago con gusto.
---

robo-javi: Mejor que no hagas un problema donde no lo hay, si no ves la necesidad de hacerlo no lo hagas y sigue disfrutando de tu vida tal como es. Si llega el momento ya te lo plantearás, aunque también puede ser que no llegue nunca. Tampoco hace falta ir pregonando lo que somos a todo el mundo.
---

Muchas gracias a ambos por pasaros y muy especialmente por comentar.

Un abrazo.

Rosario Esquivel dijo...

Excelentes recomendaciones, me gusto en particular la 2 y la 7; creo que cumpliendolas es más sencillo tener el control necesario interno y externo para afrontarlo.

Aunque agregaría, analizar objetivamente tu situación real; es decir, si se diera el caso de que te echaran de casa en lo que lo asimilan; pues hay que estar preparados económica y animicamente.

Un abrazo y me gusta mucho tu blog y como escribes ;)

Flecha Azul dijo...

Es verdad...me siento tan identificado con lo que dices: el miedo al rechazo, a ser discriminado, al abuso...

No todo el mundo está igual de preparado para recibir la noticia... por eso en mi caso sólo una poquita gente de mucha confianza lo sabe...aunque pienso

¿por qué debo ocultar lo que siento?, si sé que no tiene nada de malo...

En consecuencia, poquito a poquito lo irá sabiendo más gente....aunque igual no todos los que me conocen lleguen a saberlo nunca, pues mi confianza es un premio si su actitud es buena hacia mí...

Me encantó tu post :)

Un abrazo!

Peace-for-ever dijo...

Rosario Esquivel: Me alegra que te hayan gustado, creo que en estos casos es bueno tener el control sobre uno mismo. Te agradezco que seas tan gentil en tus consideraciones sobre mí y mi blog.

Tienes razón, si uno prevé que lo pueden echar de casa tiene que prepáralo.
---

Flecha azul: Me parece una muy buena política en ir poquito a poco y de hecho en solo decirlo a quien tu creas que debe saberlo o que tú quieras que lo sepa.
---

Muchas gracias por pasaros y muy especialmente por comentar.

Un abrazo.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
© 2011 Todos los derechos reservados